Que siga el tour: la banda de Lechuga no desafina
@BocaJrsOficial
El Xeneize resolvió con aplomo los siete partidos que tuvo en el último mes y llega con resto a la recta final del semestre.

Gustavo Alfaro siempre se destacó por ser un DT que, en la escasez, encontró picos altos para pelear cosas importantes. Ahora, en la abundancia de Boca , supo administrar al plantel para resolver inteligente y efectivamente un mes más que complicado.

El Xeneize jugó siete partidos entre aquel 2 de abril en Brasil y este 5 de mayo. Tras aquella derrota ante Athletico Paranaense, el equipo del Lechuga casi que cerró su clasificación a octavos de final de la Libertadores, ganó la Supercopa , y se mantiene en carrera en la Copa Argentina y la Copa de la Superliga.

El artículo sigue a continuación

¡Increíble! Boca tapó la chapita de River en el trofeo

Fueron cinco triunfos (uno por penales) y dos empates, en los que metió mano en el plantel e hizo uso de una rotación que le dio más satisfacciones que dolores de cabeza . Mientras los titulares se encargaron de los encuentros más trascendentales (la final vs. Rosario Central y los choques internacionales), los suplentes mantuvieron la vara alta en los certámenes locales.

Wanchope se vistió de Benedetto y sumó tres goles. Pavón reapareció más activo: convirtió uno y dio una asistencia. Almendra, Capaldo, Obando y Weigandt demostraron que ya están para jugar en Primera. Fabra se recuperó de su larga lesión y ya muestra la diferencia que puede hacer por la izquierda. Alonso y Campuzano, tal vez lo más flojos por la poca actividad que tuvieron, no desentonaron. Y Zárate, que pasó del banco a ser irremplazable, no perdona: cinco tantos en 33 días.

La banda del Lechuga se afina para lo que viene: la parte más importante del torneo más importante.

Comentarios ()