Barcelona 1–0 Levante: Messi da la Liga 26 al Barça
Getty
El argentino tuvo que entrar en la segunda parte para que los catalanes ganasen el vigésimosexto trofeo de la regularidad.

El Barça ya es campeón de liga. Nada menos que ocho títulos en las últimas once temporadas, en un ciclo que no parece tener final. Lo hizo frente al Levante en un partido que, lejos de ser un trámite, les costó resolver más de lo deseado. Messi tuvo que salir del banquillo para definir en la segunda parte. Y aunque el gol despertó a un conjunto granota que puso en aprietos a su rival, la cita terminó tal y como los azulgranas deseaban: recibiendo el trofeo a falta de tres jornadas.

Todo el mundo en el Camp Nou parecía dar por hecho que el título caería como fruta madura, pero el empate a cero persistió al término de la primera mitad. Si bien es cierto que el Barça hizo méritos para intentarlo, con hasta siete disparos a puerta, les faltó profundidad y la chispa de un Messi que partía del banquillo. Todo el juego pasó por las botas de Coutinho, tanto en sus propias oportunidades como en las que generaba para los compañeros. Pero cuando no se topaba con un inspirado Aitor, lo hacía contra el larguero en el que se estrelló su falta a los 40 minutos. Tal fue el dominio culé que el Levante no remató una sola vez ni tuvo acciones en área rival.

Messi entró en la segunda parte para desequilibrar la balanza. Con él sobre el césped, el Levante se encerró para confiar en los desmarques y contragolpes de un Morales dosificado para la cita. Hicieron falta quince minutos para que el argentino decidiera: después de una jugada de acoso y derribo, Vidal cazó un rechace en la frontal del área para servirle el pase al diez, quien no perdonó al desmarcarse de la defensa. Buena parte de esta liga no puede entenderse sin Lionel: es el jugador que más puntos ha dado (17) con los goles que ha marcado (34 hasta la fecha).

Y aunque el público ya creía saborear un título más, tanto ellos como el equipo se olvidaron de que tenían un rival enfrente. El Levante metió más tensión, lo que propició una cadena de errores defensivos que tanto Morales como Mayoral estuvieron muy cerca de aprovechar.

El artículo sigue a continuación

El Barça trató de resolverlo con la pegada que no terminaba de aparecer, y en los instantes finales Valverde dio entrada a Sergi Roberto para terminar con un dibujo de 4-4-2. Lejos de amedrentarse, el Levante tuvo una volea de Bardhi que se estrelló contra el poste y un posterior remate bombeado de Coke, detenido por Ter Stegen.

Así pues, el Barça vuelve a levantar otra liga más, la vigésimosexta. Puede que por momentos el juego de los de Valverde suscitase dudas entre los más puristas, o incluso la dependencia de Messi. Pero lo cierto es que la solidez de los culés y los errores de sus rivales les han hecho merecedores de un título que resultó emocionante (por arriba) hasta el final de la primera vuelta. Eso sí, el éxito de esta campaña se decidirá con la final de la Copa del Rey y, por encima de todo, de su trayectoria en la Liga de Campeones. El próximo miércoles les espera el Liverpool.


 

Comentarios ()