Con dos de Higuaín, Juventus logró una ventaja ideal en Monaco
Juventus celebrating vs Monaco
Getty Images
Con el aporte goleador del Pipita y una actuación memorable de Dani Alves, la Vecchia Signora se impuso en el Louis II y puso un pie en la final.

Tan impensado como casi perfecto fue el viaje de Juventus a Monaco. La Vecchia Signora, multicampeón en Italia pero en deuda a nivel europeo más allá de la final del 2015, jugó un partido soñado para quedarse con el triunfo por 2-0 y encaminar su serie, con destino final en Cardiff, donde muy probablemente enfrente a Real Madrid, que también ganó de forma contundente.

Si bien la imagen del partido es la de Gonzalo Higuaín con la boca llena de gol dos veces, lo de Dani Alves también rozó la perfección: el brasileño fue una daga en el corazón monegasco permanentemente por la derecha y así llegó el primer tanto, luego de un taco para que el Pipa defina a la carrera y deje sin respuesta a Subasic.

El artículo sigue a continuación

Con estilos bien opuestos, el fresco juego del líder de la Ligue 1 chocó con la rudimentaria y sólida defensa italiana. Así, Falcao quedó inmerso en la telaraña formada por Chiellini, Bonucci y Barzagli, mientras que Mbappé, el joven apuntado para ser decisivo, tampoco logró gravitar.

La segunda parte tuvo una tónica similar, cuando los locales salieron a buscar el empate y dejaron los espacios para que Alves vuelva a dejar un surco, largue su centro cruzado e Higuaín se anticipe al arquero. Ventaja de dos y momento a la medida de la Vecchia Signora, cerrando el partido y con la posibilidad de Buffon de lucirse con algunas atajadas que hacen olvidar sus casi 40 años.

Ni el más optimista bianconero se imaginaba que la revancha en Turín dentro de una semana sería con tal diferencia a favor para empezar a sentirse finalista, donde buscará la revancha de la caída ante Barcelona hace dos años y, en caso de encontrarse con Real Madrid, reeditar la final de 1998 que quedó en manos Merengues.