Takefusa Kubo, el Messi japonés, quiere volver a Europa para demostrar lo que aprendió en el Barcelona

Comentarios()
(C)Kenichi Arai
El joven jugador japonés brilló en la Masia, pero la sanción de FIFA le obligó a volver a su país y a readaptarse a su filosofía de entrneamientos.

Takefusa Kubo tiene 17 años y sueña con algún día volver a Europa. Volver, en su caso, porque ya formó parte de la cantera del Barcelona cuando era un adolescente. La sanción de la FIFA a los azulgrana le hizo retornar a Japón y, desde allí, ahora planea su vuelta, porque ambición no le falta. 

"Un día vi un folleto de un campamento que decía que si era el mejor jugaría un partido con el Barcelona, y lo intenté", explica Kubo a Goal.com. "Jugué ese partido, y creía que ese era el final, pero me dijeron que hiciese otra prueba, porque todo estaba yendo muy bien", explica el joven, que actualmente milita en el FC Tokyo. Tenía solo 10 años e iba a cambiar de continente para desarrollar todo su fútbol. 

"Yo no tenía miedo, me daban la opción de jugar al fútbol", dice el jugador, que ahora aspira a volver a Europa y jugar en las cuatro ligas más prestigiosas. Su adaptación fue rápida, porque era joven, aunque el salto es importante.

El artículo sigue a continuación

"Los japoneses entienden mejor las estrategias y las siguen estrictamente, los españoles tienen un amplio repertorio que no va dictado", explica para narrar las diferencias que se encontró. 

Jugó la Mediterranean Cup, un prestigioso torneo, pero llegó la sanción. Dejó de jugar y eso le arrebató parte de su felicidad. "Veía ganar a mis compañeros, pero yo no podía estar totalmente alegre", recuerda Kubo, que se vio en la necesidad de volver a su país sin querer hacerlo.

Readaptarse no fue difícil, aunque los entrenamientos sean muy diferentes, más formativos en el país asiáticos, más estratégicos. Ahora, con el tiempo, y ya en las selecciones inferiores niponas, sueña con jugar un Mundial y triunfar -finalmente- en Europa.

Cerrar