Noticias En vivo
Valencia

Singapur ningunea el cargo de Alemany, que medita salir del Valencia

3:24 GMT-5 16/09/19
Mateu Alemany
Según pudo saber Goal, el director general no tuvo nada que ver ni en el despido de Marcelino, ni en el fichaje de Celades

Una de las atribuciones específicas que refleja el contrato de Mateu Alemany, director general del Valencia CF, consiste en la contratación y despido del entrenador de turno. Así fue con la figura de Marcelino, que llegó al cargo de la mano de Alemany y que fue despedido de manera fulminante por voluntad del máximo accionista. Según ha podido saber Goal, una de las funciones recogidas en el contrato de Mateu Alemany pasa por elegir, contratar y despedir al entrenador del primer equipo. Pues bien, nada de eso ha sucedido con Albert Celades. Singapur eligió a Celades, se puso en contacto con él, decidió contratarle y despedir a Marcelino sin consultar a Mateu Alemany. Es decir, que el actual director general del club no tuvo absolutamente nada que ver en ambas situaciones: ni en el fichaje de Celades,  ni en el despido de Marcelino. Singapur, ninguneando al director general, se puso en contacto con el agente Jorge Mendes, contactó con su agencia de representación y a través de su agente, se reunió con Celades en Singapur, a espaldas de Mateu Alemany. 

Según ha podido saber Goal, la manera de despedir a Marcelino y contratar a Celades ha dehado al todavía director deportivo del Valencia a los pies de los caballos. Desautorizado y sin poder ejecutivo para asumir la tarea que su cargo especifica, Alemany considera su etapa en el club toca a su fin. Es un hecho que, mientras le han dejado trabajar, el modelo de club ha funcionado, alcanzando unos resultados satisfactorios. Esas condiciones ahora no se cumplen. Singapur da las órdenes y Alemany se ha quedado en fuera de juego. Fuentes cercanas al club confirman a Goal que, aunque el contrato de Alemany especifica que tiene una cláusula de penalización de tres millones de euros, ambas partes podrían reunirse paraa alcanzar un acuerdo amistoso y dar por concluida la relación. Mateu Alemany tiene dos ofertas sobre la mesa de dos clubes, según le consta a Goal, y desea cerrar su marcha de manera elegante, pactando una salida amistosa con la propiedad.

Durante el parón de selecciones, Mateu, que tenía previsto ofrecer una rueda de prensa para calmar las aguas y dar explicaciones a los aficionados, algo que le prohibió terminantemente Singapur, sabe que su etapa en el Valencia está cerca de terminar. Han negociado el nuevo entrenador del club a sus espaldas, sin consultarle, y han echado a Marcelino, logrando que la plantilla se haya sentido traicionada por la propiedad. Da nada sirve tener un director general capacitado, por contrato, para fichar y echar al entrenador de turno, si Singapur ahora asume todas sus competencias, arrogándose la capacidad de echar y contratar entrenadores. Mateu Alemany considera que lo mejor es pactar una salida consensuada, no lastimar a la entidad y terminar de la mejor manera posible. El asunto parece irreconducible: no tiene sentido que el club tenga un director general al que Peter Lim no le deja ser ni director, ni general.

Rubén Uría