Seedorf en Goal: “El Real Madrid es capaz de ganar la Champions pese a estos Clásicos”

Comentarios()
El hoy seleccionador de Camerún analiza en exclusiva el momento de Ajax y Real Madrid, que se miden este martes en Europa.


ENTREVISTA EXCLUSIVA 

Durante su carrera como jugador, ganó cuatro Champions League en tres equipos diferentes: Ajax, Real Madrid y Milan. En total le contemplan 22 títulos de club en su haber, además de haber rozado también la gloria en Eurocopas y Mundiales con su selección. Se trata de Clarence Seedorf [1 de abril de 1976, Surinam], leyenda viva del fútbol mundial. Ahora, todo ese extraordinario bagaje a sus espaldas le está impulsando en su propia carrera en los banquillos. El hoy seleccionador de Camerún reconoce en Goal que en realidad llevaba mucho tiempo asimilando cómo piensan los entrenadores, antes de que colgase las botas y se apoderase de la pizarra. Y desgrana en exclusiva el momento actual que viven tanto Real Madrid como Ajax, dos de los equipos de su vida, que se enfrentarán este martes por una sola plaza en los cuartos de final de la Champions League. Fútbol por los cuatro costados.

Real Madrid vs. Ajax: cuándo es, posibles alineaciones y cómo verlo

¿Qué tal con la selección de Camerún? ¿Cómo surge la posibilidad de emprender esta nueva aventura?
“Con Camerún las cosas están siempre mejorando. Es un proceso que recién empezamos. Fue durante el Mundial que me encontré con el presidente que tenía la Comisión hasta hace unos meses atrás. Estaban justamente buscando un entrenador y querían uno joven, que ya tenía experiencia internacional, que pudiera inspirar un poco a los jugadores y al país. Necesitaban volver a estar a un nivel de respeto internacional, mejor del que tenían en este momento. Habían ganado la última Copa de África, pero luego no se clasificaron para el último Mundial, y esto fue una gran desilusión. Querían empezar de nuevo un proyecto más serio. Me parecía un proyecto interesante. África tiene muchísimo talento. Hay una ‘lucha’ para mejorar la parte de la organización en torno al equipo, pero hay buenas intenciones, y tengo un buen grupo de jugadores. Estoy muy contento con cómo se ha mejorado en prácticamente sólo cinco partidos. Fueron pocos partidos y con poquísimos entrenamientos, pero así se trabaja en la selección. Lo que hemos logrado, creo, es una unión y una cohesión que nos permite acelerar un poco todo lo que se puede hacer en esos pocos días”.

Imagino que no cierra la puerta a volver a entrenar a un club, y que le gustaría por fin liderar un proyecto desde el principio, y no uno empezado, como le ha sucedido. ¿Le gustaría volver a España después de estar en el Deportivo?
“Hombre, infelizmente el resultado final con el Deportivo no fue lo que estábamos buscando, pero fue una experiencia muy muy buena, de verdad. Creo que hasta los resultados, el juego, las prestaciones del equipo en lo técnico-táctico-físico… dejamos algo bueno. Y me ha dejado un sabor muy bueno para trabajar en España. Es una de las ligas más fuertes del mundo. Y claramente si pudiera volver un día y participar de esta fiesta sería fantástico”.

Estuvo cerca del banquillo del Real Madrid. ¿Por qué no terminó sucediendo?
“Creo que un motivo muy simple: tenían su idea y optaron por ella. Justamente un gran club como el Real Madrid siempre sopesa todas las posibilidades, y no era un momento fácil tampoco. Era todo en poco tiempo que tenían que tomar una decisión tan importante. Pero digamos que ya el hecho de que haya estado entre las opciones es un gran honor para mí. Lo siento como un sitio que es mi casa, donde no es que me trataran bien, sino más que bien. Siempre. Volver un día sería un honor para mí. Pero lo más importante para mí sería que el Real Madrid pueda continuar siendo competitivo. Han hecho cosas increíbles en los últimos cinco años, y es normal que se pueda tener un poco de decepción como prestación. Son seres humanos y todos cuando juegan contra el Madrid dan algo más. No es fácil este momento de transición. Pero es un club que siempre ha demostrado en los momentos difíciles poder salir de nuevo, encontrar unión y fuerza para mejorar. Ahora creo que hay que respetar a Solari, que está haciendo su trabajo en un año complicado y tenemos que dar apoyo a todos para que las cosas puedan seguir de manera positiva y competitiva”.

Volviendo a su carrera en los banquillos. Ha tenido una escuela de entrenadores increíble: Van Gaal, Capello, Heynckes, Lippi, Ancelotti... ¿Qué es lo que más le ha gustado de sus entrenadores y qué aplica ahora de ellos en los banquillos? ¿Cuál es esa anécdota con algún entrenador que siempre recuerda?
“Digamos que la experiencia se hace trabajando. Y donde yo tengo mucha experiencia es en trabajar bajo presión: trabajar para ganar y con mucha presión desde fuera. Estoy acostumbrado durante toda mi vida a esta situación, que no todos los entrenadores han vivido si no han tenido una carrera como la mía. Llevarlo bien es importante. Especialmente cuando trabajas para los clubes grandes, e incluso para los pequeños también. Siempre hay que saber tener un equilibrio. Por otra parte, cada entrenador tiene sus características, porque cada uno es una persona diferente. Es importantísimo ser auténtico. Los entrenadores que yo tuve son totalmente diferentes unos a otros: ven el fútbol de manera distinta, en dificultades lo gestionaban de manera diferente, en la euforia también. Y lo que yo he hecho siempre, por curiosidad, es observarles mucho. He tenido buenas relaciones con todos los entrenadores que mencionaste y me ha permitido también estar cerca en algunos momentos donde tenían que pensar en soluciones para el equipo. Yo llevo muchos años como jugador donde he podido entender también el pensamiento del entrenador, que es completamente diferente al del jugador, y buscar ser casi un intermediario. A veces, con el grupo, porque había veces que algún jugador no entendía por qué el entrenador hacía ciertas cosas. Y yo, sabiéndolo, intento pasar esa información para mantener una unión y un equilibrio dentro del equipo. A veces, hay jugadores que tienen que hacer este papel. [De mis entrenadores] He aprendido cómo hacer ciertas cosas, cómo manejar ciertas situaciones. Pero también cómo no hacerlas. Porque creo que es casi casi más importante entender lo que no funciona para un grupo.  A veces el entrenador no tiene este feedback. Propones algo y los jugadores empiezan a hablar de sus pensamientos… Veinticuatro años en un vestuario me han dado mucho para entender cómo piensa el jugador. Lo que puede gustar, lo que es necesario, dónde está el equilibrio para que el equipo pueda funcionar. Los jugadores a veces no piensan en el grupo, sino que cada uno tiene sus objetivos. Y precisamente el objetivo del entrenador tiene que ser el de crear un objetivo común que todo el mundo abrace y que todos apoyen y trabajen en esa dirección. Lo que han tenido en común todos esos de mis entrenadores era intentar crear las mejores condiciones para el grupo, para poder hacer una gran actuación en el campo. No podía ser que uno fuera más importante. Donde hemos ganado es porque no había un ego que fuera más importante que el grupo, y he visto cuánto se dedicaban a intentar mantener ese equilibrio. Y es un trabajo diario, no sólo en el campo sino fuera”. 

“Una diferencia que tengo que decir, porque yo he pasado ya por tres generaciones, es que con el tiempo hay más necesidad de trabajar individualmente con los jugadores dentro y fuera del campo: pasar más tiempo con ellos, estimularles para cuidarse, cómo cuidarse, cómo ser un profesional, cómo mantener la automotivación, porque si los estímulos vienen desde fuera no durarás mucho... Los grandes campeones con los que he jugado han tenido siempre una automotivación de querer mejorar cada día, y eso te mantiene ahí día a día. Y hoy necesitas mucho más tiempo para ello. No porque los chicos no tengan la capacidad, sino porque la sociedad ha cambiado. Hay mucha menos socialización con los grupos, la gente está más en su mundo, con el iPad, el móvil… y tenemos que ajustar la manera en la que nos comunicamos con ellos para sacar fuera lo que tienen dentro”.

Hablaba de los grupos en los que ha sido campeón. ¿Cómo era ese Ajax campeón de Europa en 1995? Porque el propio Van Gaal lo comparaba con este Ajax en la actualidad…
“Sí, yo también he escuchado esa comparación. Creo que es peligrosa la comparación. Luego, es que de ese grupo que ganamos en el 95, la mayoría estuvieron en grandes equipos de Europa durante años. Igual se puede comparar el momento, pero a nivel de jugadores no se puede hacer una comparación. Porque todavía están en Ajax, y son chicos de 18, 19, 21 años… Ahora hay una mezcla de jugadores donde los hay con 25-27 años, y son considerados jóvenes todavía. Es un poco diferente. Como todos los grandes clubes, hay un ciclo que parece una cosa del destino, como el Liverpool o el Bayern. Que son clubes que tienen cuatro o más Copas de Europa, y parece que hay un momento que les toca. Que hay alguna cosa que hace que todo funciona a favor. Ajax podría estar en este momento. Porque han pasado ya más de 20 años y es un club que tiene cuatro Copas de Europa y hay que respetarlo. Por los jugadores, pero también por la historia. Pesa. Milan, Manchester, Madrid, Barcelona, Bayern, Liverpool… Todos tienen ADN Europa. Y es difícil de explicar. Es como si los dioses del fútbol a veces decidieran que ahora toca a éste, y ahora toca a aquél. Y los jugadores, inconscientemente, creo que sienten esto. Porque el público les lleva a subir el nivel, crece la conciencia de la posibilidad que tienen ante sí. Lo que hizo el Ajax en el primer partido ante el Real Madrid no se veía en años. Pero necesitas también un Madrid para sacar todo esto. Y aun así, faltan algunas cosas todavía. Porque el Madrid no estaba en su mejor día, y aun así gana el partido. Es muy significativo. Creo que el Ajax tiene talento, buenos jugadores, la lucha en Holanda de jugar bien y ganar, pero también el jugar mal y ganar. Es la fuerza de los grandes equipos, porque no siempre vas a poder jugar bien. A veces, el adversario te hace jugar mal también. Y esta parte hay que analizarla para ver cómo crecen”.

En su Instagram [@clarenceseedorf] explicó su llegada al Real Madrid. ¿Podría explicarme con más detalles cómo fue? 
“¡Sí! Fue muy curioso. Creo que tenía 14 años en ese momento. Llega mi agente a casa y me dice: ‘Mira, tenemos una propuesta’. Creo que en ese momento estaba Leo Beenhakker en el Madrid, entonces todas las semanas se ponían los partidos del Real Madrid en Holanda: con Chendo, Míchel, Butragueño… Nosotros jugábamos torneos de juveniles y nos encontramos en dos ocasiones con el Real Madrid. Y eran partidos muy especiales ya. ‘El Real Madrid te quiere’, dice mi agente. ‘¿Sí?’, respondí. ‘Pero quieren que te vayas ya a vivir allí’, me contó. Mis padres, de manera increíble, lo tenían muy claro, creo. Y menos mal. Porque al final yo también estaba de acuerdo. Porque yo estaba bien, feliz en el Ajax, en mi escuela, quería terminar mis estudios… Así que decidimos entonces rechazarlo. ‘Si tiene que pasar, va a pasar en el futuro. Va a ser un objetivo siempre, pero queremos mantener el foco en el plan que tenemos en la cabeza’, nos dijimos. Fue un momento especial, porque piensas ‘¡Jolines, me están siguiendo desde fuera ya!’ [ríe] ¡Tenía 14 años! Pero es que jugábamos muchos torneos internacionales con el Ajax y con Holanda, y entonces yo llevaba a casa muchos trofeos de mejor jugador, pichichi, etcétera… Pero no conoces cómo funciona el mundo, no sabes nada: sólo juegas con tu equipo, das lo mejor de tí y ya. Pero desde ese momento te das cuenta de lo cerca que estás de llegar a vivir un sueño: llegar al primer equipo del Ajax o quizás vestir un día esa camiseta blanca del Real Madrid. Luego fue la época de Cruyff con el Barcelona también. Fueron clubes con mucho impacto entonces: Real Madrid, Barcelona y Milan… y luego los holandeses han tenido también mucho impacto en esos tres equipos”.

Usted fue el jugador más joven en debutar con el Ajax y mantuvo esa marca durante muchos años. Le traslado una situación similar al Real Madrid. Desde su experiencia, ¿cuál cree que es la mejor forma de tratar a Vinicius? ¿Se le debería exigir ya como al crack que parece que será, o lo mejor es tener toda la paciencia que se pueda con él?
“Vinicius está haciendo un trabajo muy bueno. Jugando esos partidos gana experiencia. Está claro que el chico tiene talento. Pero hay que tener paciencia. No se puede dejar la presión y la responsabilidad a los jóvenes en general. Los jóvenes deben entrar en un ambiente seguro y protegido para poder errar, para marcar y fallar, para pasar y fallar… Que poco a poco puedan amoldarse. Lo más importante es que el ambiente le proteja. Es una apuesta del Real Madrid de hace tiempo. Ha tenido la suerte de poder estar primero en el Castilla, y ahora también tiene opción porque Cristiano se fue y los otros a lo mejor no están pasando por su mejor momento, entonces él está creando su espacio. Y lo está llevando con mucha personalidad, mucho trabajo, le veo compitiendo, ayudando al equipo… con lo que es normal que no todo le va a salir bien. Pero hay que aplaudir el hecho de que está aportando mucha personalidad en el campo, asumiendo un rol que no debería ser suyo ahora mismo, pero lo está haciendo. Y además hay que estar preparado por si no consigue darle continuidad, que es normal para cualquier joven. Les pasa a todos. Sólo cada 30 años hay alguno que ya es fenómeno desde el primer día y así sigue hasta su último día de la carrera: Ronaldo Nazario, Messi, Cristiano, Maradona, Pelé… Hay que ir con mucha calma. ¡Mira Pato en el Milan, que llegó con 18 años, empezó a marcar goles, mucha expectación, y mira ahora qué carrera ha hecho Pato! A veces no es que se critique pero, conociendo el fútbol, será dentro de cinco o seis años cuando podamos decir que este chico va a ser un crack o no. Dicho esto, Vinicius me ha gustado mucho en los partidos que le he visto en las últimas semanas: cómo se propone, cómo encara al adversario, cómo corre para atrás para ayudar… Va a tener una gran carrera si mantiene esta mentalidad de querer mejorar, y lo que dije antes también”.

Se habla mucho de Vinicius o de Reguilón, y se van apagando estrellas como la de Bale, Marcelo, Kroos o Isco, mientras que Cristiano ya se ha ido. ¿Estamos ante un cambio de ciclo en el Real Madrid después de ganar cuatro Champions en los últimos cinco años?
“No sé si tendrá un cambio. Lo que sí digo siempre es que los jóvenes necesitan a los más mayores para desarrollar su juego, crecer como personas, y entender lo que significa el Madrid. Y el club ha hecho bien porque ha mantenido a jugadores de peso, y está siendo competitivo: tercero en Liga, vivos en Champions, saliendo en semifinal en Copa pero contra el Barcelona, que no es una vergüenza ni para uno ni para otro… Entonces creo que, después de haber ganado tanto estos años, están haciendo un año digno. Un año donde siguen competitivos. Ahora, exigir que sean los jóvenes ahora los que mantengan toda esta capacidad de los últimos años de ir a ganar a cualquier sitio, no es tan fácil. No es tan simple. Hay que constuir con paciencia otra vez el conjunto, donde es un momento de inflexión para esos jugadores que han hecho la historia, y que pueden volver a tener este brillo. Y que los jóvenes den esa energía. Esos jugadores que tú decías creo que lo están dando. Pero cuando juegas contra el Barcelona y otros grandes equipos del mundo, puedes perder. Puede pasar. No siempre puedes pensar en  ganarlo todo y durante toda la vida. A uno le gustaría, pero también hay que saber aceptar con inteligencia el momento que el club pasa.  Es fundamental para salir de nuevo a un nivel importante”.

Dicho esto, Clarence. ¿Cree entonces que el Real Madrid todavía puede ganar esta Champions pese a haber perdido estos dos Clásicos?
“El año pasado fue la misma pregunta [ríe] Si un club tiene las copas que tiene, hay que pensar que el Real Madrid siempre es capaz de llegar a la final y ganarla. Quién iba a decir que iba a ganar tres seguidas. ¡Imposible! Porque nunca pasó. Ni siquiera dos seguidas. Así que claro que es capaz. El fútbol no nos deja de sorprender nunca. Sabiendo que va a ser muy difícil, pero no se puede descartar al Real Madrid”.

Cerrar