Noticias En vivo
Atlético Madrid

Saúl lo pasó mal en la cantera del Real Madrid cuando era un pequeño crack

10:12 GMT-5 27/09/19
Saul Niguez, Chelsea vs Atletico Madrid
El hoy consagrado centrocampista abandonó el club merengue por problemas extradeportivos y terminó llegando al Atlético.

Su historia (Elche, 21 de noviembre de 1994) echa a andar en Madrid. Con once años, Saúl llega a la cantera del Real Madrid, donde tras solo dos años se marcha a las categorías inferiores del Atlético de Madrid, donde continúa formándose hasta debutar en la temporada 2011/2012 y pasar el curso siguiente al Rayo Vallecano como cedido, donde jugó hasta de central.

El resto es ya conocido por todos. Zurdo, con velocidad, aguerrido y con buena llegada, a sus 24 años ha logrado tener un hueco importante en el once del Atlético de Madrid, ganarse a la afición y ser ya reconocido en toda Europa como estrella colchonera y experto en marcar golazos en grandes partidos como ante el Bayern Munich o el Barcelona.

Sin embargo, la carrera del centrocampista tuvo un comienzo complicado en la cantera del Real Madrid, donde decidió marcharse tras algunos conflictos con sus compañeros y con algunos técnicos.

"Pasaron cosas extradeportivas. Lo deportivo iba bien, pero bueno, fueron esas cosas extradeportivas, que no podía vivirlas un chico de 11-12 años. Me robaban botas, comida, me pusieron un castigo de no poder pisar Valdebebas durante dos semanas por cosas que yo no había hecho... Le pasaron una carta al entrenador diciendo que era yo quien la había escrito... Yo dije que no había sido porque realmente no había sido yo", explicó en una entrevista concedida a El Mundo.

Por eso, el centrocampista se muestra hoy muy agradecido con el Atlético: "Desde pequeñito tenía mucha confianza en mí, y por ejemplo cuando me fui del Madrid sabía que no se acababa el mundo, que yo iba a jugar donde fuera. Yo sólo quería disfrutar. Cuando peor estaba yo, cuando estaba en mi casa pensando dónde iba a jugar, Pepe Hernández (su primer entrenador en Madrid) me llamó y me dijo que me viniese al Atlético, que él me iba a cuidar, que aquí era todo totalmente distinto a lo que habíamos vivido. Porque él también vivió una etapa difícil en lo extradeportivo el año que yo coincidí con él. Fue una etapa un poco difícil. Vinimos aquí al Atlético y vivimos grandes momentos juntos".