Sampaoli, de un 4 de julio a otro

Comentarios()
Getty Images
En 2015, el hombre de Casilda vivió su mayor logro deportivo: ganó la Copa América con Chile. En 2018, su mayor desilusión.

Tres años de la vida de un entrenador pueden ser diez o más en cualquier otra profesión. En tres años, nada más, Jorge Sampaoli pasó de recibir la mayor cantidad de elogios posibles a la mayor cantidad de desprestigios posibles. Hace tres años, un 4 de julio de 2015, su Chile se consagraba campeón de América por primera vez en la historia. Este 4 de julio, el de 2018, su Argentina no digiere aún la frustración mundialista y él no sabe si continuará o no al frente del seleccionado albiceleste.

Aquel 4 de julio, el de 2015, con una generación dorada de futbolistas chilenos, La Roja sudamericana venció por penales en la final al conjunto dirigido en ese entonces por Gerardo Martino. Fue la coronación de un proceso histórico iniciado por Marcelo Bielsa y continuado por Claudio Borghi, y fue además el inicio de un sentimiento: Chile puede ganar y puede ser también un conjunto grande del continente. De hecho, en 2016, ya con Juan Antonio Pizzi en el banco, volvió a repetir la consagración.

¿Tanto cambió aquel Sampaoli de 2015 a este Sampaoli de 2018? En el medio hubo sólo un paso por Sevilla. Ah, claro, y también una polémica biografía, en la que cuenta, entre otros detalles, que odia la planificación, guiñándole el ojo a la improvisación.

Cerrar