Quién es Nicolás Domínguez, el nuevo "box-to-box" de la Selección argentina

Comentarios()
FREDERIC J. BROWN/AFP/Getty Images
A los 21 años, el mediocampista acaba de ser transferido a Bologna por casi 10 millones de euros y debutó en la Albiceleste ante Chile.

En Inglaterra hay un término para denominar a esos mediocampistas que ayudan en la recuperación y también aportan llegada al área rival: "box-to-box" , que en castellano podría traducirse literalmente como "de área a área" pero que no tiene una denominación específica en lenguaje futbolero. Se trata de un tipo de jugadores que son cada vez más importantes en el fútbol moderno, presentes en cada uno de los equipos que se destacaron en el último tiempo: Paul Pogba en la Francia campeona del mundo, Jordan Henderson en el Liverpool ganador de la Champions League o Ilkay Gündogan en Manchester City son claros ejemplos de estos hombres que cumplen con creces la doble función.

En los últimos años, la Selección argentina no logró (o tal vez, no quiso) encontrar un futbolista que fuera capaz de asumir ese rol. Sin embargo, desde que asumió al frente del equipo, Lionel Scaloni parece estar en la búsqueda de esa pieza faltante: durante el ciclo del DT, jugadores como Giovani Lo Celso, Exequiel Palacios o Roberto Pereyra -algo más corrido a la banda-, por citar algunos casos, fueron ese volante que partía desde atrás y podía llegar a finalizar la jugada. Y ahora, el entrenador sumó una alternativa más al puesto: Nicolás Domínguez.

A los 21 años, el mediocampista de Vélez se ganó su primera convocatoria a la Selección argentina y tuvo su debut ante Chile en Los Ángeles, después de destacarse como uno de los "box-to-box" más interesantes de la Superliga : actualmente, el mediocampista es uno de los cuatro goleadores del campeonato argentino, con tres tantos en cuatro partidos y acaba de ser vendido por 9,5 millones de euros a Bologna , que lo dejó a préstamo en el Fortín hasta fin de año. 

El artículo sigue a continuación

Formado íntegramente en el club de Liniers, al que llegó a los 7 años, Domínguez debe mucho de este presente a Gabriel Heinze , quien desde su llegada lo adoptó como uno de los jugadores clave de su equipo: el Gringo lleva dirigidos 45 partidos del torneo local, de los cuales el volante fue titular en 43 e ingresó en uno . El único que no jugó fue el duelo de la quinta fecha de la actual Superliga frente a Estudiantes: había viajado a Italia para firmar el contrato con Bologna.

Anteriormente, el Príncipe no terminaba de afianzarse en el primer equipo: desde su debut, el 10 de marzo de 2017 en un 3-2 contra el Pincha, y hasta la llegada de Heinze, había disputado 21 encuentros, pero sólo en 7 había jugado los 90 minutos (de 14 en los que fue titular).

Tanto cuando se para como interior -izquierdo o derecho- en un 4-3-3 como cuando actúa como segundo mediocampista de contención en un 4-2-3-1, Domínguez aporta siempre su cuota de sacrificio: en Vélez le destacan su capacidad para ir al piso a recuperar y su enorme despliegue físico, que se complementan con una buena pegada para hacerlo un futbolista más que interesante. Ahora, ya empieza a demostrar en la Albiceleste.

Cerrar