Noticias En vivo
Barcelona

Por qué el Madrid de Zidane será mejor que el Barça de Pep

10:01 GMT-5 25/08/17
Zinedine Zidane Real Madrid
Ni siquiera el tiki taka de Guardiola pudo retener la corona de la Champions, cuando el conjunto de Zidane va por el triplete.

Hay un momento en el que hay que darse cuenta que los jugadores y equipos adelante de uno compiten para meterse entre los mejores de la historia. Por supuesto, para esto se requiere que los aficionados puedan dar un paso hacia atrás.

Cuando se mira a algunos jugadores no es difícil de apreciar. Lionel Messi y Cristiano Ronaldo están destinados a ser mejores que cualquiera.

En términos de equipo, quedó 'aceptado' mundialmente que el Barcelona de Pep Guardiola, entre 2008 y 2012, fue el mejor.

Más allá de que puede desorientar el hecho de que haya llegado uno casi inmediatamente después del otro, ahora estamos forzados a considerar que el Real Madrid de Zidane ya podría ser mejor.

Con el equipo que formó y las edades de su plantilla, no hay dudas de que Zidane tendrá dos o tres años más para probar la continuidad de su creación. Está listo para poner a Guardiola en las sombras.

No necesitó demasiado dinero para lograrlo. De hecho, gastó menos que cualquier otro entrenador del Madrid en la era moderna. 

El talento joven, con Asensio siendo parte del equipo junto a Isco, prueba que no se necesita un desarraigo ideológico enorme para crear historia. Luego está el pequeño detalle de que el Real Madrid ganó LaLiga y la Champions en una misma temporada después de 60 años. Muchos lo intentaron, muchos fallaron.

Hay una cuestión fundamental en la forma de juego que Zidane imprimió en su equipo: la simpleza.

Carlo Ancelotti, entrenador del Bayern Munich, no le pregunta a sus jugadores para que ellos se adapten a sus preferencias: apuesta a lucir sus puntos fuertes.

Zidane no es un fanático. Se mueve entre sistemas, sutil, sin marear a sus jugadores. Los deja salir a jugar para mostrar sus virtudes. Tiene al mejor defensor central en Sergio Ramos, el mejor lateral izquierdo con Marcelo, el mejor mediocampista con Luka Modric, y el mejor goleador con Cristiano Ronaldo. También al mejor jugador joven: Marco Asensio.

Este es un Real Madrid transformado. Zidane le cambió la cara al equipo que Rafa Benítez no pudo controlar: estuvo 40 partidos sin perder en LaLiga y ganó siete trofeos en sólo 18 meses. Tiene un método tradicional: le gusta trabajar con los que quieren trabajar con él.

Por supuesto, no es sólo una cuestión del entrenador: Kroos, Casemiro, Isco y Modric demuestran cómo se juega en esta era del fútbol. Algo parecido pasó con Guardiola.

Promover al Madrid a la altura del equipo de Guardiola no es quitarle valor a ese Barcelona. Fueron grandes, los más grandes que se haya visto. Democratizaron el juego. Apostaron por los 'bajitos', los Xavi, los Iniesta, los Messi, que -al comienzo de sus carreras- parecían no poder hacer diferencia física. Demostraron que todas esas cosas no eran importantes.

El éxito del Madrid de Zidane le debe algo a ese Barcelona -uno se puede imaginar a Asensio vestido de blaugrana-, pero este es un equipo con sello propio. Es un grupo que sobrevive, incluso ante ausencias grandes como la de CR7. Es un grupo que no se cansa de buscar nuevos desafíos. Debería ser un día muy malo para el Madrid y muy bueno para el rival para que el equipo de Zidane pierda una final.

Sería un monumental esfuerzo evitar que vuelva a ganar la Champions League.

Aunque ahora es posible que genere algo de polémica la comparación, no quedan dudas: ¿quién se animaría a decir algo si llegara a ganar el tricampeonato de Champions League?