Noticias En vivo
CONMEBOL Libertadores

Pablo Marí, a Goal: "Aún estoy alucinando. Flamengo me ha cambiado la vida en tres meses"

11:02 GMT-5 24/10/19
Pablo Marti
El central de 26 años será el primer futbolista nacido en suelo español en jugar la final de la Libertadores; un ejemplo para jamás dejar de creer.
La Copa Libertadores de esta temporada 2019 vuelve a ser una edición repleta de grandes historias y protagonistas, aunque pocos habríamos imaginado que uno de los más gigantescos iconos del torneo iba a ser español. Cierto es que el fútbol cosmopolita ha abierto nuevos escenarios y rincones insospechados a los futbolistas españoles, que han aprovechado sus opciones y se hacen notar en cualquier rincón del planeta, pero el máximo torneo del fútbol sudamericano era terreno vedado hasta hoy.

No te pierdas a Mou, CR7 y Neymar, The Making Of, en exclusiva por DAZN. ¡Suscríbete ahora, tienes un mes de prueba gratis!

Raúl Vicente Amarilla (paraguayo nacionalizado español), siendo campeón en 1990 con Olimpia de Asunción, y Marcos Senna (brasileño nacionalizado español), quedándose como subcampeón con el sorprendente Sao Caetano en 2002, eran los únicos españoles que habían jugado una final de la Libertadores. En su caso, ambos eran futbolistas nacionalizados españoles tras haber jugado varios años en la Liga con gran nivel, pero el único finalista del torneo que nació en suelo español es Pablo Marí, que lo logró anoche con Flamengo en el mitiquísimo Maracaná.

Además, el defensor valenciano, canterano del Mallorca (llegó a debutar en Primera División como bermellón en apenas dos partidos durante la temporada 2011-2012) y ex de Nástic, Girona o Deportivo de la Coruña, marcó en la goleada que metía a su Flamengo en la finalísima (fue un cabezazo para el 4-0) y que permitirá al ‘Mengao’ luchar por la que sería su segunda Copa Libertadores tras la lograda en 1981.

 ¿Qué noche habéis pasado todo el staff de Flamengo tras este brutal pase a la final de la Libertadores?

“Hemos dormido poco, muy poco. Entre la emoción del partido y entre que no te lo crees mucho lo que ha pasado, ha sido difícil dormir. Si noches atrás estaba pensando cómo podría ser la noche ideal que necesitábamos, me dicen que iba a ser así, me parecería increíble. Fue más allá de lo soñado. Nadie lo imaginó. Muy bonito el Maracaná así. Dormir poco, pero muy feliz y con muchas ganas de que pase este mes para disputar esa final de Libertadores con ganas y humildad para, eso sí, poder ganarla”.

¿Responde el abultado marcador a una sensación previa que teníais en el equipo de que todo estaba perfecto para vencer o fue una noche en la que todo salió bien gracias a la pegada y a la fortaleza defensiva?

“Nosotros teníamos claro que teníamos que plantear el partido para ir a ganarlo, olvidando el resultado que nos era mínimamente favorable tras la ida, porque si no, Gremio nos iba a poner todo complicado hasta el final. No queríamos especular ni esperar a ver qué hacia el rival. Tenemos idea clara de dominar el partido desde inicio, pero ellos, físicamente, nos lo pusieron los primeros 25 minutos muy delicados. Los dos contra uno que hacemos por banda y la salida de balón, nos lo pusieron imposible en ese tramo porque físicamente estaba muy fuerte. Después, fueron cayendo y a los 30 minutos estaban muy cansados, empezamos a tener más huecos internos y con la pegada que tenemos arriba, al final, se marca diferencias porque de cada 2-3 ocasiones que tienen los de arriba, llega el gol. Eso nos devolvió toda la inercia y en cuanto recuperamos en su campo, se multiplican nuestra opciones de gol”.

¿Qué sentiste al marcar ese gol del 4-0 con un gran cabezazo que hacía explotar Maracaná? (primer español en marcar con Flamengo en Libertadores)

“Yo estoy aun alucinando. Para mi, aun lo estoy digiriendo, fue una noche increíble, por mi gol, por el partido en sí. Fue un partido redondo y cuando todo es tan perfecto, cuesta analizar si es verdad o no. Al final es fruto del trabajo de cada día, de haber venido a Brasil a por títulos y a por grandes cosas que voy consiguiendo. Hay que ser ambiciosos pero no hemos ganado nada. Aun puede pasar de todo, tener cabeza fría y trabajar con humildad para, ojala, volver a casa en Navidad con dos títulos”

En esa acción te impones por ato a Geromel, con el que quizás llegasteis a coincidir en Mallorca porque él estaba en el primer equipo y tú en el filial…

“Sí, yo cando jugaba en el juvenil del Mallorca y ya llevaba algunos años, llega Geromel al primer equipo. Era la época de Caparrós y a mi me subían a entrenar con ellos de vez en cuando. Yo debuté en ese entonces con el Mallorca en Primera División y estaba él en ese equipo conmigo aquél día. Era una gran persona, me ayudó, me arropó porque siempre actuó así y ya le dije el otro día que tenía gran recuerdo de aquello y le deseé suerte. Luego la tuve yo, porque ganamos nosotros, pero la verdad que fue un placer volver a verlo”.

¿Qué consideras que hace q a este Flamengo uno de los más fuertes de la historia?

“Es un momento especial en Flamengo. Somos un equipo, eso es la clave. Es algo difícil de conseguir dentro de un grupo, pero no es lo mismo un grupo de futbolistas que un equipo de futbolistas. Y nosotros lo hemos conseguido y, después de serlo, entran las habilidades técnicas de jugadores individuales que tenemos que son de primer nivel. Es que son futbolistas de Selección. Estamos hablando de Filipe Luis, de Rafinha, de Gabi-gol, Bruno Henrique, Diego Alves, Caio… son futbolistas que han jugado Mundiales, Champions y, al final, estamos hablando de gente de grandísimo nivel. Por tanto, si consigues un equipo, lo individual destaca luego más y el fútbol se vuelve mucho más fácil”.

Los goles de Gabi-gol, la arrancada técnica de Bruno Henrique, la profundidad y experiencia de carrileros multi-campeones como Filipe Luis o Rafinha, un portero notable como Diego Alves y el broche en forma de técnico de peso mundial como Jorge Jesús. Todo, tras un gasto de 54 Mill€ en los dos últimos años que supone una cifra intocable para incluso muchos clubes europeos. ¿Existen grises en este equipo o todo va a ser éxito o fracaso teniendo en cuenta inversión, jugadores, expectativas?

“Evidentemente, cuando tú haces una apuesta tan grande como esta de Flamengo, lo haces para ganar títulos. No es fácil hacerlo, eso sí, con jugadores que han llegado al equipo hace apenas unos meses y, en tan poco tiempo, lograr un rédito tan alto. Parece que llevamos cinco años jugando juntos, pero apenas llevamos meses. Y eso sucede porque se prioriza lo colectivo a lo individual. Creo que todos somos muy conscientes que nos estamos jugando mucho y sabemos que esa presión por lograr títulos es real, pero nos estamos repitiendo mucho en el vestuario nosotros mismos una frase: “Tenemos el placer de jugar para Flamengo”. Lo hacemos para disfrutar, para intentar ganar siempre y para nuestra gente. Y eso nos ayuda a solventar mejor la presión que, sí, es cierto, existe y la tenemos. Pero así la sobrellevas mejor, pues el placer de jugar en Flamengo supera eso”. 

Cualquiera que vea tu carrera, Pablo, hoy puede estar pensando que tu momento de brillantez en Flamengo responde a una lucha silenciosa por hacerte tu hueco allí donde fueras útil. Tras varios años en España, pasar incluso por Holanda (NAC Breda) y pertenecer realmente al Manchester City que te iba cediendo a diferentes clubes… Que llegara la oferta para comprarte ya en propiedad desde un club como Flamengo y desde un Brasileirao que pocas veces tocó en su historia al futbolista español… ¿Te sorprendió? ¿Cómo fue tu adaptación? ¿Cómo fue llevarte allí a la familia?

“Sí, desde luego que me sorprende y mucho. Sobre todo porque mi línea era de jugador de Segunda División. No puedo decir que fuera de Primera División porque no era así salvo cuando he jugado con asiduidad en Holanda, pero es un fútbol de inferior nivel. Así que cuando me llegó la propuesta de Flamengo me sorprendió mucho. Me pensé que era una broma. No es normal que, estando yo en Segunda División y viniendo del Deportivo de la Coruña, que aunque es un club histórico, no estaba en su mejor momento, de repente llegue una oferta de un club como Flamengo. Me llaman seis meses antes de que acabe su Liga, fue una sorpresa, fue algo que quise cerrar cuanto antes y lo concreté en sólo dos días y, de verdad, fue una alegría muy grande. Aun tengo la ilusión del primer día porque lo siento así y creo que no tengo que perderlo para seguir mejorando y aportando aquí”.

Llevas 21 partidos donde has marcado 3 goles y, sobre todo, te volviste intocable atrás con Rodrigo Caio que prácticamente también acababa de llegar a Flamengo… Si miro datos, habéis jugado juntos 14 partidos, donde no habéis perdido, donde tenéis sólo 7 goles en contra y sumasteis casi un 80% de victorias. ¿Por qué habéis encontrado rápidamente un rendimiento tan solvente? 

“Es lo que más he comentado y repetido desde que estoy aquí. Jugar con Rodrigo Caio es muy fácil. Es futbolista de Selección Brasileña. Es sencillo estar a su lado. Aprendo cada día de él, y aunque tenemos la misma edad, él sabe siempre lo que tiene que hacer, nos hemos congeniado muy bien. Mis virtudes y defectos los arreglamos los dos mutuamente y es un placer estar con él. Cada partido aquí es diferente pero nosotros, juntos, jugamos igual. Sabemos qué necesita el equipo de nosotros y lo estamos haciendo muy bien”

¿Cómo trabaja Jorge Jesús con vosotros los aspectos defensivos? ¿Cómo es el técnico portugués sabiendo que ha venido a un proyecto al que tiene que volver a hacer grande?

“A mi me ha sorprendido desde el primer día. ¡Vaya, es que a mi Jorge Jesús me ha cambiado la vida en tres meses! En un técnico que ha visto cosas en mi que nadie aun había sabido verlas, explotarlas y darles el mejor nivel posible y él lo ha logrado conmigo. Ha sacado cosas de mi que ni yo sabía. Mi mejor versión multiplicada por diez. Ve el fútbol de otra manera y cada día da mil vueltas al fútbol con detalles. Hay jugadas que intenta entender lo que tú le dices para aplicar diferentes cosas a cada detalle. Y, para mi, algo importante que tiene es que ve algo en el partido y, de inmediato, actúa. Interviene. No espera al final del partido o no espera a que sucedan más cosas. Si ve algo, no tiembla, decide y lo cambia. Tiene la capacidad de arreglarlo si lo ve y lo soluciona con jugadores, planteamientos, roles… ¡Es increíble!

"VI LOS DOS SUPERCLÁSICOS; RIVER Y FLAMENGO HEMOS SIDO LOS MEJORES DE LA LIBERTADORES"

La temporada es poderosa para vosotros porque estáis líder del Brasileirao y estáis en la final de la Libertadores, por lo que todo va rodado. Hablemos de River Plate. ¿Vistes los Superclásicos de estas semanas? ¿Qué te parece el equipo de Gallardo?

“Sí, he visto los dos partidos de River-Boca. Los estuve viendo en la habitación, con tranquilidad. Las veces que lo había visto antes siempre me pareció un gran equipo de grandes futbolistas. Creo que tiene un estilo parecido al nuestro, de posesión, de pelota, pero de acciones rápidas y contragolpes si puede. Tienen arriba gente de grandísimo nivel. Los que llegan a finales de torneos así, son los mejores equipos, está claro. Va a ser una final muy disputada. Una noche mágica. Una noche donde todos tendremos ganas de jugar. Emocionalmente especial y conscientes de que son un gran equipo y puede ganar cualquiera”.

¿Es favorito el actual campeón, River, o es favorito aquél que con un proyecto gigantesco y de mucha chequera, apostó todo a esta Libertadores como hizo Flamengo?

“Al final, es sólo a un partido y pueden pasar mil cosas. Rebote, tarjeta, estrategia… Hay que estar atentos a cualquier detalle porque todo va a ser decisivo. Nos centraremos en nuestro fútbol, nos centraremos en nuestra idea y el poder jugar con Flamengo otra vez, tras 45 años, una finalísima de Libertadores, es muy especial y es mucho más grande el orgullo de jugarla que pensar en otras cosas”.

¿Sabes que eres el primer jugador nacido en suelo español que va a jugar una final de la Libertadores? ¿Qué te dice eso?

“Sí, lo sabía y era consciente de ello. Claro que para mi le suma y me aporta mucho. Saber que represento a mi país, tan lejos de casa, saber que voy a ser el primero en hacerlo y poder ganar esa final y, encima, ser el primer español en hacerlo, para mi es algo muy grande. Humilde por saber lo que me ha costado llegar aquí, por luchar sacrificadamente por un sueño y llegar aquí no ha sido casualidad. He trabajado duro y seguiré haciéndolo estos días para intentar ganar esta Copa Libertadores”

Algunos tenemos muy asumido desde niños que nuestra vocación con la Libertadores conlleva el dormir poco y tener grandes ojeras toda la semana. Esta noche, tu familia y amigos de España han tenido que estar despiertos hasta casi las 5 de la madrugada para verte en DAZN cómo te clasificabas para la final. ¿Te han contado tus amigos, familiares y demás, cómo te han estado viendo jugar estas noches de Libertadores? 

Me han estado viendo desde España mucha gente que me quiere y me apoya. Y por las horas, tiene mérito. Debido al cambio horario, cuando me levanté esta mañana aquí en Brasil, tenía infinitos mensajes de gente de casa, de amigos, de familia y de gente de España que se alegra de lo que estoy consiguiendo. Pero les digo que calma, que tranquilidad, que aun no hemos conseguido nada más allá de que lo de anoche fue precioso. Nos falta un último pasito. Es el más difícil y es el más bonito. Quiero disfrutarlo porque nunca en mi vida he podido jugar una final y ahora lo tengo en mi mano poder ganar algo como la Libertadores. Y, evidentemente, me envían fuerzas, abrazos y suerte desde España. Eso ayuda, y mucho”

¿Te atreves a prometer alguna peculiaridad si ganáis la Libertadores? Porque conociendo a algunos de tus compañeros de equipo, me parece que si levantáis la Copa, no son precisamente de los que vayan a tomárselo con calma…

“Sí, mis compañeros aquí son geniales. Alguna cosa va a salir, seguro. No lo he podido pensar porque aun no he ni diferido lo de anoche. Estoy aun planteándome lo que pasó ayer. Pero algo me sacaré de la manga, seguro, que para representar a mi país algo habrá”.