Otro tropiezo en el Monumental: ¿los visitantes saben jugarle al River de Gallardo?

Comentarios()
Marcelo Endelli/Getty Images
El Millonario lleva tres partidos sin poder ganar en condición de local y el próximo es Boca por la Libertadores. ¿Es más fácil jugarle en Núñez?

Las últimas tres presentaciones de River como local terminaron con una imagen similar: el visitante que festeja o, como mínimo, queda satisfecho con la tarea realizada. Este domingo, Vélez se llevó los tres puntos y dejó al equipo de Gallardo con las manos vacías en su casa por tercera vez consecutiva y cuarta en lo que va del semestre. ¿El próximo compromiso en el Monumental? La ida con Boca por la Copa Libertadores.

El primero en esta mini racha negativa fue Talleres, con los atenuantes de una formación alternativa, en un duelo que quedó en el medio de la serie contra Cerro Porteño por los cuartos de final del torneo continental. La caída fue 1-0 por el gol de Bustos. Una semana después, el que llegó a Núñez fue el Xeneize de Alfaro, con un planteo que algunos catalogaron como conservador y otros como inteligente, pero que permitió rescatar un empate en el Superclásico donde la misión de ambos, con sus respectivas responsabilidades, era no perder.

Y ahora le tocó el turno al Fortín, que en un duelo salpicado por un polémico arbitraje de Andrés Merlos, se impuso 2-1 porque Nacho Fernández erró un penal a cinco del final, pero sobre todo porque nuevamente River no pudo salir de la telaraña que le planteó el rival.

Este panorama resulta llamativo cuando se observa la otra cara del equipo: como visitante y por Superliga, goleó 6-1 a Racing y 4-0 a Huracán, victorias que provocaron múltiples elogios y la pregunta obligada: ¿cómo jugarle a River? La respuesta no es absoluta, pero en estos tropiezos se demostró que sabiendo reducir al mínimo los espacios, con concentración y velocidad para salir de contragolpe, el equipo puede tener fisuras. No es fácil, claro. No lo será para Boca, que ya mostró de lo que es capaz. Y el Millonario deberá descubrir la fórmula para que la localía sea una ventaja y no un obstáculo.

Cerrar