Noticias En vivo
Chapecoense

"No me pregunto por qué me salvé yo"

7:40 GMT-6 29/11/17
Jackson Follmann
Jackson Follmann, uno de los tres jugadores sobrevivientes de la tragedia de Chapecoense, habla de todo: el milagro de continuar y cómo sigue su vida.

Está contento de todo lo que le pasa. Es feliz de ver la vida de una manera diferente al resto. Con el evidente dolor encima de arrastar con una tragedia demasiado fuerte, Jackson Follmann le sigue ganando a todos. Siempre con una sonrisa, heroico. Simple. Distinto al resto. Es uno de los tres jugadores sobrevivientes (Neto y Alan Ruschel, los otros) del accidente que dejó un saldo de 71 muertos cuando Chapecoense se dirigía a Medellín para disputar la final de la Copa Sudamericana ante Atlético Nacional. Cuando pasó un año, el arquero relata a Goal su visión del episodio que dejó sin aire al mundo.

Tiene 25 años, todo recién empieza para él. Disfruta de los trabajos con pelota en la cancha de Chapecoense. Se da cuenta que es algo bueno poder bañarse solo. Reconoce que un beso a su mujer alcanza. Follmann aprendió a abrazar el milagro de sobrevivir.

-Tienes una amistad muy grande con Ruschel, incluso lo llamaste el día del accidente para que se sentara a tu lado. ¿Cómo sientes esa relación?

-Es una amistad muy grande, son más de diez años de nuestra amistad. Es una amistad verdadera, bonita. Y no sólo con él, también con Neto, que se convirtió en un hermano. Cuando Ruschel le hizo un gol a Roma (el equipo italiano venció al brasileño por 4 a 1, en septiembre de este año), fue un momento mágico, emocionante, fue un día histórico para nosotros.

-En algún momento hablaste de milagro. Es un milagro porque vos llamaste a Ruschel para que estuviera a tu lado.

-La verdad es que fue Dios el que me hizo llamarlo. Me usó para llamarlo. Como dice la gente, todo ocurre por Dios. Yo no salvé la vida de nadie: fue Dios el que lo hizo. Es el destino, nuestro destino. Él lo planeó todo. Hubiese deseado que el milagro fuese para todos, pero...

-¿Ya te diste cuenta que tu vida continúa?

-Es difícil, no me pregunto por qué me salvé yo, sólo agradezco a Dios por haberme dado una segunda oportunidad. Procuro aprovechar siempre el día, aprovechar el hoy. En el día a día, la gente nos da su aliento, nos dice cómo el hecho les cambió la vida. Así que lo que nosotros le podemos agregar a la vida de las personas nos hace felices. Entender la realidad tomará tiempo. Realmente fue un milagro de Dios. Es imposible escapar de eso. Ves las imágenes y quedas seguro que nadie puede haber quedado vivo. Así que siempre intento estar agradecido.

-¿Cuál fue el momento más feliz que pasaste este año?

-El momento más feliz fue cuando logré ponerme en pie y pude dar mis primeros pasos. Es uno de los momentos que no voy a olvidar. 

-¿Cómo es la vida ahora?

-Maravillosa. Tengo mucho orgullo, hago muchas cosas. Manejo mi auto, practico varias modalidades de deportes y estoy feliz. Practico todos los días en el club...es un momento para aprender.

-¿Qué es diferente ahora?

-La forma de ver las cosas. Valoras el hoy. Cosas que pasan desapercibidas para todos y que me hicieron mucha falta cuando estaba en el hospital. Poder bañarme, abrazar a mi familia, a mi esposa, poder estar de pie. Vivo mucho el día de hoy.