Montoya, en la mira de Boca, dejará el Sevilla tras la llegada de Arana

Comentarios()
Getty Images
El club necesita liberar una plaza de extracomunitario y el ex Rosario Central es el elegido. En el Xeneize interesa ante la falta de recambio.

Aunque todavía falta un mes para que reabra el mercado de fichajes, Boca, como desde agosto, ya analiza qué opciones puede barajar para la próxima Copa Libertadores. Y una de las oportunidades que comienza a reflotarse es la de Walter Montoya, futbolista por el que Daniel Angelici había realizado alguna gestión, pero que, finalmente, partió rumbo a Sevilla.

Según adelantó Goal, el conjunto español ya ha hecho oficial un acuerdo con Corinthias para fichar a Guillherme Arana en enero y, para poder inscribirlo, tendría que dejar salir a uno de los jugadores que ocupan plaza de extracomunitario: Muriel, Ganso o Montoya. El primero es intransferible y Berizzo descartó hace unos días que Ganso vaya a marcharse.

El ex Rosario Central, en cambio, empezó siendo titular porque Jesús Navas no estaba en buena forma pero no convenció y hace un tres meses que no juega (su último partido fue el 17 de septiembre ante Girona).

El artículo sigue a continuación

Las dos partes tienen interés en concretar la operación y sólo hace falta concretar la fórmula de la operación, ya sea un traspaso o un cesión. En el caso de que fuera un traspaso, los andaluces intentarían recuperar al menos una parte de la inversión de unos 5 millones de euros que realizaron hace casi un año.

De hecho, su representante, Daniel Luzzi, explicó que "tiene la necesidad de jugar. Nadie de Boca se comunicó aún con nosotros". Asimismo el diario Marca apunta cuál es la sensación de Montoya respecto a su futuro en Nervión: "No aguantaría seis meses más así"

Por el lado del Xeneize, el interés surge ante la posibilidad de que a fin de año Gino Peruzzi deje la institución. El futbolista ya había manifestado sus ganas de salir y, tras no ser muy tenido en cuenta por Guillermo Barros Schelotto a lo largo de este semestre en la Superliga, es uno de los pocos jugadores por los que el club está dispuesto a negociar. Si se va, el Mellizo no tendría variantes en la banda derecha y ello le abriría un lugar al volante, al que el DT ya imagina unos metros más atrás.

Cerrar