Luis Enrique, Molina y Robert Moreno se ganan la confianza hasta la Euro 2020

Comentarios()
Getty Images
Las dudas surgidas ante la ausencia del seleccionador de España se han difuminado después de una concentración perfecta, con dos victorias sólidas.

OPINIÓN

El pasado 17 de mayo, Robert Moreno dio la lista de convocados para esta última convocatoria de la Selección Española. Hace casi un mes ya. Entonces no se sabía siquiera si aparecería Luis Enrique para anunciarla, después de que en marzo tuviera que ausentarse “por causas de fuerza mayor” de la concentración de La Roja. No lo hizo. Y entonces la Federación comunicó por fin que no se esperaba que lo hiciera ni ante Islas Feroe ni ante Suecia, de la misma manera que no había podido personarse aún en su despacho de Las Rozas desde que surgiera su ‘problema’ (lo llamaremos así). Éste seguía aún vigente. No había fechas límite, ni caducidad alguna a la vista. Y lo supimos por boca del mismo José Francisco Molina, director deportivo de la Federación, que quiso explicar con toda la transparencia que pudo cuál era el sentir del seleccionador y de la institución. Sería Robert Moreno quien tomara las riendas de la Selección a todos los efectos, siempre en colaboración con el propio Luis Enrique desde la distancia.

Entonces surgieron dudas entre la opinión pública. O más concretamente, entre los medios de comunicación sobre todo. Recuerdo participar ese mismo viernes en una tertulia en Radio Marca, donde la sensación generalizada era de incomprensión con este parcheado, incluso de premura por zanjar cuanto antes esta excepcionalidad. Como si fuéramos unos urgidos acreedores y desde ese banquillo rojo se nos adeudara dinero. ¡Qué digo dinero! Oxígeno vital para sobrevivir un día más, prácticamente.

A día de hoy, sin embargo, nada parece igual. España ha ganado los dos partidos con solvencia (1-4 y 3-0), la implicación del grupo en esta inusual concentración ha sido total, la comunicación y coordinación con Luis Enrique en la distancia ha funcionado a la perfección, la figura pública de Robert Moreno ha crecido muchos enteros tanto por su conocimiento del fútbol como por su gestión del vestuario y su rol como portavoz, y la clasificación a la EURO está más que encaminada, siendo líderes con cinco puntos de distancia ante Rumanía y Suecia. Según ha podido comprobar Goal, si desde la Federación se esperaba hace un mes que todo funcionara bien, la sensación hoy es que todo ha marchado “muy bien” en esta última semana.

Así las cosas, se puede decir que la Federación -con Molina a la cabeza- finalmente acertó reforzando su confianza en Luis Enrique en una situación tan sensible. El asturiano acertó confiando su papel público a un cuerpo técnico tan preparado. Robert Moreno acertó en la forma en que ha asumido este nuevo rol provisional. Y por supuesto, alfa y omega de este entramado de decisiones, el equipo ha respondido a la perfección a la excepcionalidad a la que se enfrentaba. Sólo aquellos suspicaces que quisieron ver un abismo insondable en este ‘problema’ no acertaron con sus urgencias, condenando entonces a todos los actores antes incluso de que pudieran probar su valía frente a esta atípica crisis.

Estoy convencido de que los Molina, Robert Moreno y, sobre todo, Luis Enrique no hubieran querido tener que afrontar este ‘problema’ nunca. Pero una vez llegado este extremo, ¿quiénes somos los demás para siquiera impedirles tratar de regatearlo de la manera que mejor estimen, dentro de su responsabilidad profesional y humana? ¿Acaso no creen que si Luis Enrique ha tenido que abandonar su despacho en Las Rozas no preferirá desvincularse del todo y entregarse íntegramente a su ‘problema’ si no es capaz de cumplir en ambos terrenos?

Pues han cumplido. Ni España está ‘coja’ en el banquillo, ni desvalida ante los retos deportivos enfrente. Si acaso, están todos todavía más comprometidos ante la ausencia de su líder. “Me quito el sombrero”, dijo Sergio Ramos de Robert Moreno el domingo. Yo también. Ojalá Luis Enrique pudiera solucionar su ‘problema’ mañana y aparecer de nuevo por Las Rozas ya este miércoles. Mientras tanto, los Molina, Robert y Luis Enrique se han ganado toda la confianza para seguir adelante con el plan que optaron. Hasta la EURO. Hasta cuando el propio Luis Enrique necesite.

Cerrar