Las tres diferencias entre Liverpool y Real Madrid para preparar la final de Champions League

Comentarios()
GIUSEPPE CACACE/AFP/Getty
Los ingleses se concentran en Marbella para amenizar las dos semanas libres antes de Kiev. Mientras tanto, los blancos no cambiarán en nada su rutina

ANÁLISIS

Real Madrid y Liverpool velan armas ya de cara a la final de la Champions League del próximo 26 de mayo. Pero ambos clubes lo hacen de maneras muy diferentes. Y es que las circunstancias que rodean a españoles y británicos tienen poco que ver pese a tratarse de una misma fecha y una misma competición. Por ejemplo, el equipo Red tiene dos semanas de asueto antes del 26 de mayo, toda vez que la Premier League ya echó abajo el telón el pasado fin de semana. Mientras tanto, aunque intrascendente, el Real Madrid todavía tiene que jugar este sábado ante el Villarreal (20:45) la última jornada de Liga. De forma que sólo tendrá una semana realmente ‘libre’ antes de viajar a Kiev por las dos del Liverpool. Y el otro gran factor a tener en cuenta es la experiencia en estas lides. Pues para los blancos será su cuarta final en el último lustro, mientras que el club inglés lleva once años sin disputar el partido de los partidos en el fútbol europeo. Desde que perdiera en Atenas (2-1) frente al Milan de Carlo Ancelotti (2007). De ahí que, bajo estos condicionantes particulares, ambos equipos vayan a encarar la preparación de una misma final de maneras opuestas. 

Cómo Wenger estuvo muy cerca de fichar a Cristiano Ronaldo para el Arsenal

Por un lado, el Liverpool ha decidido salir de su ciudad para hacer un mini-stage en Marbella de tres días. El objetivo no es otro que abandonar Melwood durante unos días para airearse, descansar, relajarse y tratar de unir un poco más al grupo, después de una temporada muy exigente en lo físico y en lo psicológico. De hecho, en las últimas semanas se había detectado al equipo algo falto de gasolina incluso. Así las cosas, el plan en Marbella consta de suaves entrenamientos a puerta cerrada, sin presencia de medios ni comparecencias públicas, y actividades no tan habituales en el día a día en Liverpool. Este miércoles, sin ir más lejos, se pudo ver a la plantilla Red acudiendo al campo de entrenamiento en bicicleta desde su hotel, por ejemplo. 

Virgil Van Dijk Jurgen Klopp Liverpool

Más que una pequeña pretemporada se trata de una manera más de ‘team building’ tan de moda ahora en las grandes compañías. Dos semanas enteras pensando únicamente en la final de la Champions puede ser demasiada presión extra. El trabajo duro para los chicos de Jurgen Klopp, tal y como ha podido saber Goal, llegará la próxima semana, justo antes de la final, para retomar el mejor tono físico posible de cara a Kiev.

Y por otro lado está la adecuación del Real Madrid, que no ha modificado lo más mínimo sus planes rutinarios. Su preparación se llevará a cabo dentro de la comodidad de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, como de costumbre. Sin stages en el exterior. Desde el pasado sábado 12, el planning de partidos era: Celta, Villarreal y Liverpool. De sábado a sábado, con un único partido en los trece días previos a la final. Y la idea de Zidane siempre fue clara. Pese a que no había nada en juego en La Liga, estos encuentros serían la mejor forma de preparar la final, por la exigencia y la tensión propia de los partidos. Sin escatimar esfuerzos ni proteger efectivos. 

Siguiendo también el plan de preparación física habitual, además. Ni habrá más descanso del habitual (aunque Zidane sí ha concedido dos días de vacaciones a los suyos tras los partidos de Celta y Villarreal), ni tampoco habrá más carga de trabajo de la necesaria. El cuerpo técnico del Real Madrid entiende que la plantilla llega en el estado físico óptimo de preparación para el último partido de la temporada, y no creen necesario retocar ni modificar nada. Las sensaciones una vez analizados los partidos ante Bayern, Barcelona o el último ante el Celta es que los jugadores van a llegar “al 150%” de sus capacidades, tal y como ha reconocido públicamente el entrenador blanco. Así que, sin más artificios de por medio, el plan no es otro que dejar que la preparación física ya discutida a principios de temporada siga su curso hasta desembocar en Kiev.

Cerrar