La Alemania de Joachim Low se come los mocos en Rusia

Comentarios()
Getty Images
El técnico se resistió a sentar a estrellas del pasado como Ozil, Neuer, Khedira o Muller y no llevó a Rusia a Sané. En la fase de grupos se va a casa

ANÁLISIS


Alemania cayó en la fase de grupos de un Mundial por primera vez en 80 años. El vigente campeón del Mundo no se quedaba fuera a estas alturas del torneo desde 1938 y el fracaso en Rusia 2018 es consecuencia de una cadena de errores del seleccionador Joachim Low.

Los memes no tuvieron piedad con Alemania tras su eliminación del Mundial de Rusia

El técnico alemán se resistió a iniciar un cambio generacional en su selección y confió en el grupo que ganó el Mundial de Brasil 2014 y que llegó a semifinales en la Euro 2016. Sólo Lahm, Schweinsteiger, Howedes y Klose ganaron el Mundial de hace cuatro años y no estaban en esta lista por edad, mientras que Gotze o Schurrle fueron de los pocos que se cayeron por bajar su nivel.

La situación recordaba, y mucho, a la de España en 2014 cuando todo el mundo vio en directo el ocaso de Iker Casillas, Xabi Alonso o Xavi Hernández con la Selección española en dos derrotas incontestables ante Holanda y Chile. Low ha seguido al milímetro el guión de Del Bosque en aquel torneo y el fracaso alemán no sorprende tanto analizando la situación.

Aunque Ozil, Khedira, Hummels o Neuer están lejos del nivel de Brasil, Low se ha resistido a quitarlos de las alineaciones ante México, Suecia y Corea del Sur. Como resultado Alemania quedó como un equipo sin profundidad ofensiva y frágil atrás. Mientras tanto Sané, uno de los mejores jugadores del Manchester City, veía el torneo desde casa y Draxler, Brandt o Ter Stegen lo veían desde el banquillo.

El artículo sigue a continuación

Ter Stegen debió y debe ser titular en Alemania

Dejar fuera al jugador citizen y manifestar que Neuer sería titular por delante de Ter Stegen tras pasar ocho meses lesionado fueron una declaración de intenciones. Low iría a reeditar el título con la vieja guardia y a México le bastó con corticuirtar el fútbol de Kroos con una presión asfixiante para despertar todos los fantasmas de Die Mannschaft. El milagroso gol del jugador del Real Madrid ante Suecia sólo prolongó una agonía que culminó con el ridículo ante Corea.

El equipo alemán fue incapaz de poner en peligro a una de las selecciones más débiles del torneo a nivel defensivo como la asiática, sólo Hummels con un cabezazo estuvo cerca del gol y las soluciones de Low volvieron a ser reveladoras apostando por dos goleadores en horas bajas como Muller y Mario Gómez. El técnico tiene contrato hasta 2022 con Alemania pero este fracaso tendrá que hacerle recapacitar para iniciar un cambio generacional que se antoja necesario.

Cerrar