Kaká: "Cristiano Ronaldo en el día a día es un tío diez: súper atento con todo el mundo"

Comentarios()
Getty
El brasileño reconoce que su etapa en el Real Madrid no funcionó "por las lesiones y por Mourinho", dado que el luso eligió a Özil antes que él.

Kaká se sinceró en el programa ‘Grande Círculo’ de SporTV con su etapa vivida en el Real Madrid. El jugador brasileño señala a las "lesiones y a Mourinho" como principales obstáculos a su continuidad. El futbolista también aprovechó para alabar la figura de Cristiano Ronaldo, del que dijo que "es un tío diez". También cita a la Copa del Mundo de 2002 como su mayor título - "aunque jugué solo 23 minutos en un partido de la primera fase". El exfutbolista estuvo en el conjunto blanco desde 2009 a 2013, entre medias de sus dos etapas con el Milan.

Kaká: el último Balón de Oro antes de la dictadura de Ronaldo y Messi

Considera a Cristiano como un chico diez: 

“Es un fuera de serie, realmente. En el día a día es un tío diez. Súper atento con todo el mundo. En el vestuario sabemos cómo es. Hacíamos bromas por vanidoso que es, pero es un chico diez. Íbamos a hacer la pretemporada a Los Ángeles y él pedía quince teléfonos móviles y los repartía al personal del club. Cosas básicas del día a día, pero se encargaba de demostrar que era humano. Siempre me ayudó mucho y en las entrevistas me animaba. Los compañeros veían los sacrificios que hacía para poder jugar. Nunca tuve ni un problema con él. A lo largo de mi carrera jamás tuve un problema con nadie".

Afirma que su fichaje en el Real Madrid no funcionó a causa de la falta de continuidad y por la elección del entrenador -Mourinho-, resaltando que no hubo problemas entre ambos: 

“El problema en el Madrid fue la continuidad. Primero fue por culpa de las lesiones. El primer año tuve el problema en la cadera. Empujé para llegar al Mundial y después tuve una lesión en el aductor. Me presento poco antes del Mundial de 2010 en Curitiba y hago el tratamiento. Después de la Copa me opero la rodilla y estoy seis meses parado. Y cuando vuelvo tengo a Mourinho. Mi problema en el Madrid fue la continuidad. Primero por la cuestión física y después por la elección del entrenador. Me pasé tres años intentando convencer a Mourinho de que podía darme oportunidades. Pero era una elección de él, estaba fuera de mi alcance. Lo que yo hacía era ser un excelente profesional. Y hoy yo tengo la gran alegría de poder llegar a Madrid y tener las puertas abiertas. Florentino dice que fui uno de los jugadores más profesionales que pasó por allí”.

Así resume su etapa en el Real Madrid, pese a que estaba convencido de que fuera un éxito: 

“Tenía la convicción de que iba a ser un éxito, algo fuera de lo común. Hoy abro ese debate cuando la gente tarda mucho en tomar una decisión. Cuánto tiempo que gastas es por persistencia y cuánto es por terquedad. No sé si fui más persistente o terco. Yo creo que fui persistente. Fui hasta donde pude, hasta el límite. En la temporada 2013-14, con la llegada de Ancelotti, el presidente Florentino quiso renovar la plantilla con futbolistas nuevos y Ancelotti fue muy claro conmigo: ‘Mira, el presidente me pidió usar esta estrategia este año’. Y yo le dije: ‘Míster, yo necesito jugar porque quiero ir al Mundial de 2014’. La mejor opción fue salir”, comentó acerca de su adiós en Chamartín.

¿Qué le faltó a su carrera deportiva? La Premier League

"Llegué mucho más lejos de lo que yo podría imaginar. En mi idea, en mi cabeza, yo quería ser jugador profesional en São Paulo y vestir la camiseta de la selección. Yo nunca soñé con ser el mejor jugador del mundo, por ejemplo, pero las cosas se sucedieron y llegó un momento que daba para soñar. Soy muy feliz, muy agradecido con mi carrera. Si yo pudiera planear cómo sería la carrera ideal, yo quitaría algunas lesiones, principalmente en la rodilla y cadera, y pondría algunos años en la Premier League, jugando allí".

Hubo opciones de cambiar de aires, en el City, pero no se arrepiente de ello:

El artículo sigue a continuación

"No me arrepiento de no haber ido -refiriéndose al City en 2008-. En ese momento, yo sería la primera pieza de un nuevo proyecto. Hoy la gente puede decir que el proyecto funcionó. Pero en ese momento mi elección fue quedarme en el Milan y seis meses después terminé yendo al Real Madrid. No me arrepiento, mi elección fue correcta, sensata para el momento. Hoy tal vez lo hiciera diferente".

Matiza que la relación con Mourinho eran desencuentros respetuosos: 

“No hay ningún problema entre nosotros. Estuve en Manchester por un acto publicitario y me quedé en el hotel en el que Mourinho vivía y estuvimos hablando dos horas. En algunos momentos vivimos desencuentros en la etapa en el Real Madrid porque yo creía que tenía que jugar y él creía que no. Pero eran desencuentros respetuosos. Jamás me rebelé y le dije ‘me voy de aquí’, ni salí ante la prensa a quejarme. Yo le decía: 'Es tu elección, pero creo que podrías tener otras opciones porque creo que tengo posibilidad de jugar. Ahora, eres tú el que eliges’. Él no tenía argumentos. Y en ese momento el equipo era tan bueno que tampoco los tenía yo. Me decía que no iba a jugar porque el puesto era para Özil. Bueno, yo creo que podía contribuir. Özil es un gran jugador y yo le decía que estaba disponible. Mourinho es realmente lo que se ve en las cámaras. En su momento explosivo, pero es un tío muy inteligente. Lo que la gente ves en las ruedas de prensa está todo preparado y planeado y sabe exactamente lo que va a decir. El problema que tuve con él fue por sus elecciones -a la hora de seleccionar a los jugadores-. Yo creía que estaba equivocado. Pero el equipo funcionó. Ganamos una Liga y llegamos a las semifinales de la Champions”.

Cerrar