Noticias En vivo
Barcelona

Iniesta: "No tenía ni ganas, ni sentimientos. Cuando sufres depresión, no eres tú"

16:26 GMT-6 25/11/18
iniesta.jpg
El manchego confesaba cómo se sintió cuando sufría depresión: "Te empiezas a encontrar mal, algo raro, y no sabes catalogarlo".

Andrés Iniesta ha sido protagonista en Salvados, donde el ex jugador del Barcelona y la Selección Española ha rememorado los mejores y peores momentos de su vida y ha admitido que sufrió una grave depresión por la que tuvo que recibir tratamiento.

"Me vino todo después de ganar el triplete. El gol al Chelsea, la Champions, tres títulos, año increíble... Pero en verano, no. Te empiezas a encontrar mal, algo raro, y no sabes catalogarlo. Empiezas un proceso interior, a pensar, pero no sabes por qué. Y entras en un bucle y te encuentras muy vacío. También influyó lo de Dani (Jarque). Una tarde de pretemporada, estaba en mi casa y llamé al médico, al doctor Pruna, para ver qué hacía, porque no sabía lo que iba a pasar. Le dije que necesitaba ayuda, porque no salía de esa situación. Deseaba que llegara la noche para tomarme una pastilla y descansar. No tenía ni ilusión, ni ganas, ni sentimientos. Cuando sufres depresión, no eres tú, cuando estás tan vulnerable, es difícil controlar momentos de la vida. Estuve en tratamiento un periodo con la psicóloga, siempre me acordaré de las ganas que tenía de tener la consulta, llegaba hasta 15 minutos antes", rememora el manchego.

Asimismo repasó otros momentos de su carrera:

La rivalidad con el Real Madrid de Mourinho: "No hace falta ser del Barcelona o del Real Madrid para saber que esa situación fue desagradable. Y el componente clave en esa historia fue Mourinho. Quien no lo quiera ver, traspasa el radicalismo. No veías la rivalidad de siempre, veías más allá de eso, veías odio. Se cultivaba ese ambiente y era insoportable. La tensión Barça-Madrid provocada por Mourinho hizo mucho daño a la Selección y a los compañeros".

El pasado Mundial: "No tengo muy buen recuerdo, evidentemente. Lo que mal empieza, normalmente, mal acaba. Deportivamente, lo de Lopetegui no fue positivo. Y el último partido pues ya me acaba de poner la guinda. Empecé en el banquillo y no entendí la decisión. Se lo dije a Hierro. La respeto, porque la tenía que respetar, pero no la compartí. El míster me habló antes y después, pero no entendí la decisión. Creo que no tenía los argumentos para tomarla. Estaba puteado porque me daba igual lo que me dijera".

¿Qué paso antes del Barcelona - Las Palmas del 1 de Octubre?: "No sé si algún día se sabrá lo que pasó. Hubo muchas llamadas importantes".