Noticias En vivo
Real Madrid

Hazard: “No lo voy a esconder, en verano cogí cinco kilos”

6:05 GMT-6 15/01/20
2019_12_18_Hazard
El belga ha hecho balance de sus primeros meses como jugador del Real Madrid y se ha abierto a hacer autocrítica.

Eden Hazard ha valorado cómo han sido sus primeros meses en el Real Madrid y ha reconocido que tuvo problemas con su peso en pretemporada. “Es verdad. No lo esconderé. Cuando estoy de vacaciones, estoy de vacaciones. Había cogido cinco kilos en verano. Soy de los que cogen rápidamente y pierden rápido si presto atención. Cuando tenía 18 años, en Lille, pesaba 72 o 73 kilos. Después, al ganar masa muscular, pasé a 75. En un mal día, 77. Este verano subí a 80 kilos. Lo perdí todo en diez días”, reconoció en una entrevista a Foot Magazine.

El calendario completo del Real Madrid

El sueño de jugar en el Real Madrid: “Sí, un sueño. Cuando empecé a jugar en el jardín de casa siempre era el club al que apoyaba. Zidane era mi ídolo. El estadio, cuando lo vi en la televisión, era mágico. La camiseta blanca, impecable, para mí fue excepcional. Un mito. A menudo íbamos de vacaciones, con la familia, a España. Nunca a Madrid. Está demasiado lejos de Bélgica en coche. Todos me hablaban del Real cuando estábamos jugando al fútbol en vacaciones. Estábamos viendo sus partidos”.

Tardó en cumplir ese sueño: "A lo largo de mi carrera me ha ido muy bien allí donde he estado. Pero era lógico firmar un día por este club. Podría haber firmado allí antes. Ya cuando estaba en Lille existía esta posibilidad. Pero quería probar en Inglaterra. Era más fácil ir a Inglaterra que a España. Sólo tenía 21 años. Es difícil para un joven de 21 años venir aquí. Todos los años se hablaba de mi llegada al Madrid. Nunca he tenido contacto, ni siquiera mi entorno, con el club. Los contactos comenzaron hace dos, tres años, cuando me lesioné con la selección. Después del Mundial de 2018 quise venir. El Chelsea dijo que no. Era necesario estar un año con Sarri. Tampoco quería dejar el Chelsea de mala manera. Siempre he sido limpio con todos mis clubes. Como hice en el Lille. Mi último año en el Lille (2011-2012) no quise hacerlo. Mi entorno me hizo comprender que era necesario permanecer una temporada. Pasó lo mismo en el Chelsea. En el verano de 2018 recibí una llamada de Marina Granovskaia (directora general del Chelsea). Me dijo: “No te vayas, Sarri viene a entrenarte”.

Jugar en el Madrid: “Cuando eres pequeño, ves este club como un sueño. Cuando llegas, cuando entras en los edificios, hay seguridad en todas partes. El centro de entrenamiento ya es súper grande. La primera vez, llegué al otro lado en coche. Conduje dos o tres minutos para llegar al centro de entrenamiento de los jugadores. Vi los campos. Nunca intenté contarlos. Estaba el hotel de los jugadores. Te dices a ti mismo que si este club es tan eficiente, también es gracias a estas herramientas de trabajo. Los mejores jugadores, el peso de la historia... Entras en el vestuario, sientes que los jugadores sólo están allí para ganar. Te encuentras con aficionados que te dicen todos los días que tienes que ganar la Champions. Es una cultura”.

La Copa del Rey se puede ver esta temporada en DAZN. Suscríbete entrando aquí por 9,99€ al mes con el primer mes de prueba gratuito

Zidane, su ídolo: “No tenemos el mismo estilo. Técnicamente, estaba por encima de mí. Pero lo que me gusta es que cuando le miras, tienes la impresión de que siempre se divierte, que hace que otros jueguen. El fútbol, para mí, no es otra cosa. Cuando miraba a Zidane, nunca me dije a mí mismo: quiere driblar a todos, jugar sólo para él. Jugaba para el equipo. Me gustan los que se divierten. No estoy buscando brillar. Por supuesto, estoy feliz si lo hago, pero este no es mi objetivo. Era difícil copiarlo. Pero cuando mirabas sus controles, sus pases, era elegante. No sólo lo miraba a él. También estaba Thierry Henry. Mi generación veía muchos videos de YouTube. Luego, iba al jardín a tratar de hacer lo mismo que Zidane con mis hermanos, en un partido. Mi atracción era hacia él, como una identificación”.

Su relación: “No hablé mucho con él. La primera vez fue en la Eurocopa de Francia de 2016. Él me llamo. Me dijo: “Sería bueno que vinieras”. Cuando Zidane te llama, ¡es serio”! Francamente, hace algo. Él tiene este poder sobre mí. No me rompió la cabeza en toda la Euro. Simplemente me dijo que me estaba siguiendo. “Te veremos algún día si vienes a Madrid”, dijo. Siempre se quedó en mi cabeza”.

¿Qué tipo de entrenador es?: “Él no habla mucho. Es simple. Viene a hablar contigo antes del partido con una frase corta para que te sientas cómodo. Los primeros dos o tres meses no fueron como yo quería. Me dijo que me quedara tranquilo. “Date un capricho”, repetía. Él es un tipo normal. No se queja por nada. Él va directo al grano. Ama a sus jugadores. Conserva este lado emocional. Sientes que el grupo está feliz de que él sea el entrenador. Incluso aquellos que no juegan. Es esencial. Aquí es donde ves que él entiende lo que sienten los jugadores porque él estaba en este lado. Nuestro entrenamiento es siempre con la pelota. El placer de jugar, sobre todo. Los movimientos, los partidillos.... Cuando conoces entrenadores italianos, como yo (Conte, Sarri), tienes mucho menos placer. Es más enmarcado, repetitivo. El placer lo encuentras en la victoria. Estuve tres años con entrenadores italianos. Redescubrir este placer me hace bien.”

Sus lesiones: “Hice toda la pretemporada. Dos o tres días antes del primer partido en Vigo sentí dolor en el muslo. A menudo tengo dolor antes de los partidos. Creía que pasaría. Al día siguiente, aún seguía. Zidane me pregunta si quiero hacerme un escáner. El doctor insiste. Lo hacemos y vemos una pequeña lesión. El entrenador no quería arriesgarse en el inicio de temporada. Una vez que la herida se curó, continué. Pero había parado tres semanas. Tenía que encontrar el ritmo. El primer partido contra el PSG esperaba un partido fácil. Y salió mal”.

Su arranque de temporada: “Lo único malo son las estadísticas. Marqué una vez, di una asistencia y provoqué un penalti (en el momento de la entrevista). La gente sólo recuerda eso. Los primeros dos meses, lo que propuse no fue suficiente. Me dije a mí mismo: puedo hacerlo mejor. Realmente me sentí mejor después. Tomo la pelota, regateo, acelero y trato de hacer que otros jueguen bien. No hago todo bien, pero lo intento. Los dos primeros meses, me dije: eres nuevo, sé simple. Y traté de hacer demasiados pases. La gente esperaba que yo driblara”.

El vestuario del Real Madrid: “Soy alguien que no busca problemas. Soy abierto. Tal vez los compañeros, dado lo que he hecho antes en Francia o en Inglaterra, también me respetan. No llego con 21 años con todo por demostrar. Ellos me conocen. ¿Quién me ayudó? Por supuesto, Courtois. También está Greg Dupont, el preparador físico. La integración es fácil porque hay muchos que hablan francés (Varane, Mendy, Benzema…). El personal es francófono. Para mí es perfecto".

Lleva el 7 de Cristiano Ronaldo: “Al principio era de Mariano. No quería ir a preguntarle. No es mi estilo. Sabía que el 10 era Modric. En Chelsea, cogí el 17. Lo tiene Lucas Vázquez. Estaba libre el 16 pero no quise. En LaLiga, no puedes superar los 25. Dije: “Dame el 50”. Y el club le dijo a Mariano: “Tienes que darle a Eden el 7”.