El Hazard argentino: quién es Matías Vargas, una de las sorpresas de la lista de la Selección de Scaloni

Comentarios()
Velez
El Monito cautivó al fútbol argentino con su gran nivel en el Vélez de Gabriel Heinze. Se encarga del desequilibrio y la creación.

El Gringo llegó con el objetivo de revolucionar al Fortín, que estaba en peligro de descenso. Rápidamente y sin demasiado presupuesto, metió mano en las inferiores y subió a muchos pibes que, de a poco, rindieron bien. Otros explotaron de golpe.

Uno de ellos es Matías Vargas. Le dicel Monito, producto de ser el hijo de Omar, "el Mono", exjugador de distintos clubes del ascenso del interior, principalmente en Cuyo. Es la gran estrella de este nuevo Vélez tras la salida de Mauro Zárate. 

Nacido en 1997, con 21 años, la característica más importante y que lo llevará a triunfar en un futuro está en su cabeza. Mantiene una concepción de la realidad que se destaca en un ambiente en donde no abunda esa característica. Lee, disfruta del momento, trabaja para mejorar permanentemente. No se apura ni se deslumbra por las luces y las alfombras rojas.  "Intento ser más perfil bajo, no me gusta la farándula", había comentado en las inferiores.

Subió y bajó de categoría dentro de las inferiores del Fortín y su cabeza siempre se mantuvo constante y con el mismo objetivo: mejorar para llegar y mantenerse. "Más allá de la alegría por cumplir el sueño del debut en Primera, no me gustó el partido ni mi rendimiento. Encaré dos veces y las dos perdí", dijo ni bien debutó en Primera.

El artículo sigue a continuación

La lista de Scaloni para los amistosos de Argentina contra Guatemala y Colombia

En cuanto a lo futbolístico, tiene características similares a Eden Hazard, salvando las distancias lógicas. En Vélez arranca desde el sector izquierdo. Es encarador y tiene una imaginación para la creación que pocos poseen en el fútbol de hoy en día, con un buen pase que puede romper líneas en cualquier momento. 

Aunque en un esquema con enganche podría encajar perfectamente en esa posición, donde se siente más cómodo, según sus propias palabras. "Un gol es un gol y lo disfruto, pero disfruto más dejar mano a mano a un compañero", confesó cuatro años atrás. ¿Sus referentes? Lionel Messi, lógicamente, y David Silva. 

"Mi sueño es, lo máximo... Quiero jugar un Mundial y ganarlo, obviamente. Me gustaría mucho jugar en la Selección". Y finalmente se cumplirá.

Cerrar