Noticias En vivo
Argentina

De pedirle una foto en un hotel a compartir la delantera de la Selección argentina

18:48 GMT-5 07/06/19
Matias Suarez Messi 2011 2019
En febrero de 2011, Matías Suárez, ayudado por Biglia, cumplió su sueño de conocer a Messi. Ocho años después, jugaron juntos en la Albiceleste.

Después de jugar durante ocho temporadas en el fútbol de Bélgica, donde se transformó en figura y símbolo del Anderlecht, Matías Suárez volvió a Argentina para cumplir todos sus sueños en apenas un puñado de meses. A mediados del 2016, el jugador de 31 años regresó a Belgrano de Córdoba, su casa, el club en el que había debutado hacía más de una década. Estuvo en el Pirata dos torneos y medio, hasta que recibió el llamado de Marcelo Gallardo desde Núñez.

Argentina en la Copa América 2019: fechas, partidos y formación

Cuando Suárez se puso la 7 de River, su realidad se transformó de una manera impensada. No sólo porque ya desde su partido presentación, ante Godoy Cruz, en Mendoza, mostró en apenas media hora que el Muñeco no se había equivocado con su contratación, sino también por todo lo que le pasó -y le sigue pasando- en este primer semestre del 2019.

Además de haberse ganado la titularidad en el Millonario a fuerza de goles (ocho), asistencias (tres) y muy buenas actuaciones -en 19 partidos disputados-, Suárez sorprendió a más de uno al ser citado por Lionel Scaloni para los amistosos de marzo de la Selección argentina; y aún mucho más unas semanas más tarde, cuando el DT decidió incluirlo entre los 23 que jugarán la Copa América.

De hecho, en la goleada 5-1 ante Nicaragua, en la última prueba previa al debut en Brasil, el hombre de River estuvo desde el arranque y compartió el ataque nada menos que con Lionel Messi -autor de dos goles-, su ídolo, el mismo a quien hace ocho años le pidió una foto a la 1.30 de la madrugada, en Suiza, luego de un amistoso (triunfo 2-1 ante Portugal) de la Selección que en ese entonces dirigía Sergio Batista. 

Según contó en una entrevista que le dio a la revista El Gráfico, cuando finalizó aquel encuentro en febrero de 2011, Suárez se encontró en el hotel donde concentraba Argentina con su amigo y compañero en Anderlecht, Lucas Biglia -que había jugado ese amistoso-, para pedirle que lo ayude a cumplir el deseo que puede tener cualquier fanático del fútbol: sacarse una foto con Messi.

"Le pedí a Lucas que viera si lo podían llamar a la habitación. Y se portó diez puntos. Imaginate: 1.30 de la madrugada, después de jugar, ya en su habitación y te llaman para pedirte que vayas unos minutos. Lionel no tuvo problemas y bajó para charlar un rato y sacarse un par de fotos. Eso marca su humildad", relató Suárez en el mencionado reportaje, y agregó: "No le dije quién era. Lucas le había dicho que estaba con un amigo abajo y nada más. No le pude decir nada, de los nervios que tenía. Lo vi y se me puso la piel de gallina. Sólo posé y me sacaron la foto".