Con qué jugador se encontrará Boca: cómo jugó Mauro Zárate en Vélez

Comentarios()
Archivo
El nuevo refuerzo del Xeneize viene de convertir ocho goles en 13 partidos en el Fortín, donde empezó como segundo punta y terminó de centrodelantero.

Mauro Zárate jugará en Boca y una pregunta se impone apenas se pasa el shock inicial de la noticia: ¿para qué lo necesita el Xeneize? Si bien es cierto que siempre es bueno sumar jugadores de categoría, el equipo de Guillermo Barros Schelotto parece estar más que cubierto en el ataque con Darío Benedetto, Carlos Tevez, Cristian Pavón, Ramón Ábila, Walter Bou, Cristian Espinoza, Oscar Benítez y el recientemente llegado Sebastián Villa. Por eso, bien vale repasar qué es lo que puede aportar de diferente el ex Vélez.

Aunque, a los 31 años, ya no tiene la velocidad con la que asombró en los primeros años de su carrera, Zárate sigue siendo ese delantero habilidoso y desequilibrante que en el Mundial sub-20 de 2007 parecía destinado grandes cosas. Con los años, el atacante perdió un poco del egoísmo que tanto lo condicionó a lo largo de su trayectoria y ahora es más capaz de asociarse al juego colectivo, aunque lo suyo sigue siendo la definición. 

De todos modos, Mauro no llegará al club de la Ribera para competir por el lugar de centrodelantero: su mejor versión aparece cuando tiene la posibilidad de llegar al área desde atrás. De todos modos, en su último semestre en Liniers arrancó como segundo punta pero terminó siendo la referencia de ataque, ante las urgencias (y las carencias) del equipo. En un armado ideal, compartirá el ataque con Benedetto y Pavón, unos metros más adelante de Tevez.

En la primera mitad del año, Zárate disputó 13 partidos en el Fortín y en los ocho goles que marcó se vio la amplitud de su repertorio: anotó de cabeza, de zurda y de derecha; de penal y de tiro libre; con remates de afuera del área y mano a mano con el arquero; en acciones individuales y tras asistencias de compañeros. Su punto más flojo, en tanto, fue la falta de regularidad: alternó partidos muy buenos con otros de bajo nivel. Claro que, en el conjunto de Gabriel Heinze, la responsabilidad recaía siempre sobre él. Más liberado de presiones, puede ser muy importante para el Xeneize.

Cerrar