Noticias En vivo
Barcelona

Cinco lecciones que el Barcelona necesita aprender de LaLiga 2016/17

2:32 GMT-5 20/08/17
Lionel Messi Barcelona
El nuevo Barcelona de Valverde, todavía en fase de creación, no debe olvidar la experiencia de la temporada anterior para evitar repetir errores.


ANÁLISIS

Ha llegado la hora de la verdad. Hoy arranca una Liga 2017/18 en la que el Barcelona se planta en la casilla de salida a priori más debilitado que la temporada anterior tras la marcha de Neymar Da Silva. A la espera de fichajes que apuntalen el equipo y permitan relevos en posiciones con escasez de recursos, como el extremo izquierdo o el central, el cuadro azulgrana no puede olvidar la experiencia en la campaña precedente, cuando el Real Madrid se hizo con el título liguero en la última jornada del campeonato.

Todas las noticias sobre Lionel Messi

Lo primero será no realizar concesiones en el Camp Nou. Con Luis Enrique Martínez el Barcelona logró dos Ligas pero se atascó en la tercera campaña del asturiano, la pasada. Una de las explicaciones fueron la derrota frente al Alavés y los tres empates ante el Atlético, el Málaga y el Real Madrid, lo que supusieron nueve puntos menos que hubieran supuesto una cómoda ventaja con respecto a los hombres de Zinedine Zidane, finalmente campeones. En la anterior el Camp Nou vio volar apenas siete puntos y en la del triplete de 2014, ocho. Hay que hacerse fuertes en casa. A fin de cuentas, al Barcelona apenas le faltó una victoria para ganar el título.

Otro aspecto a tener en cuenta es recuperar la importancia del colectivo, no solo para conseguir resultados que también, sino para ganar confianza en el juego. A pesar de que al fútbol se juegue de muchas maneras, el Barcelona y el Camp Nou solo están tranquilos y confiados a partir del control del juego y el esférico. Los partidos de ida y vuelta no suelen resultar provechosos para el cuadro azulgrana, que este año además ya no contará con el demoledor ataque de los últimos tres años porque sustituir a Neymar e intentar jugar a los mismo es imposible.

En esta línea, el Barcelona ha perdido una individualidad de peso, probablemente el jugador más desequilibrante del mundo en el uno contra uno. Ello aumentará la vigilancia alrededor de Messi, quien a los treinta años debe intervenir para ser decisivo, no para recuperar balones en zona defensiva como sucedió en la vuelta de la Supercopa de España en el Santiago Bernabéu. Bastó una pérdida del Real Madrid para que el rosarino enviara un balón al poste. Por el bien de todos, hay que mimar y arropar al rosarino para que sea decisivo como solo él sabe.

Noticias de LaLiga Santander

Y, si hablamos de la MSN y de lo que ya no es, resulta evidente que no se puede seguir jugando a lo mismo, tampoco en cuanto a situaciones de ataque, en el que habrá que volver a contar con la segunda línea y cabe hasta plantearse los beneficios de volver a abrir el campo, aprovechando los extremos y evitando el efecto embudo en la frontal del área rival, una auténtica trampa tras el adiós de Neymar. Messi seguirá siendo el eje del equipo pero apoyarle será fundamental.

De algún modo, lo mismo sucede en defensa. Ni Sergio Busquets ni otro mediocentro pueden evitar una contra por si solos. Apoyarle en los movimientos defensivos y en el primer y el segundo pase tras recuperar el balón para armar ataques que sorprendan al rival servirá para bastir a este Barcelona tan falto de equilibrio la temporada pasada. "No importa el dibujo sino el estilo" adelantó Valverde recientemente, quien ya demostró no tener miedo a introducir cambios y a agitar el once cuando convenga. Sucede que ya no hay espacio para experimentos. Ha llegado la hora de la verdad.