Ceballos hace buena la revolución de Solari en el Real Madrid

Comentarios()
Getty
El técnico le da la vuelta al equipo ante el Betis apostando por los Valverde, Vinicius, Cristo o Brahim, con Isco y Marcelo en el banquillo

OPINIÓN

Solari tiró de galones este domingo en el Benito Villamarín. El Real Madrid llegaba muy exigido y con nada menos que seis bajas, además de un Mariano sin el alta competitiva. Una situación límite. Pero aun así, el técnico blanco dio un giro de timón para revolucionar el equipo: cambio de sistema para jugar con un 3-5-2, sin Isco en el once, pero tampoco Marcelo. Y mientras tanto, los Valverde, Reguilón o Vinicius sobre el césped. O lo que es lo mismo: vigor, juventud, ilusión, sacrificio. El salto adelante que muchos pedían en un equipo fatigoso. Y un salto que estuvo muy cerca de ser todo un éxito para el equipo blanco. Con especial mención a Vinicius.

El brasileño venía aquejado de una gripe que le tuvo dos días en cama. Pero está visto que hace falta muchísimo más para frenar a un Vinicius estelar. Cada partido que juega es una demostración más de la ceguera de relegarle por sistema al Castilla al inicio de temporada. Cada partido es un salto adelante hacia la titularidad del Real Madrid. En el Benito Villamarín volvió a liderar el ataque blanco. Cada acción entrañaba peligro. Cada balón que tocaba mejoraba decisivamente la jugada. Negarle es de necios.

El artículo sigue a continuación

Con el brasileño por bandera y un engranaje defensivo perfecto, el Real Madrid solventó la primera parte con mucha suficiencia. Marcó Modric desde el borde del área, y el marcador a favor ayudó todavía más a ver a un Madrid demoledor con espacios por delante. Tan superior se vio por momentos que Valverde se permitió incluso la insensatez de intentar el taconazo de Guti en Riazor en un mano a mano ante Pau. No salió, obviamente, y lo echarían en falta. Y es que una inoportuna lesión de Benzema (fractura del dedo meñique) al borde del descanso hizo al Real Madrid que jugase toda la segunda parte en cuadro en ataque. 

Si ya estaba tiritando en la línea de vanguardia, la ausencia del francés, líder indiscutible de los blancos este curso, dibujó sobre el césped verdiblanco la dupla Cristo-Vinicius durante medio partido. La misma dupla que Solari tenía al inicio de temporada… ¡en el Castilla! Un panorama utópico para el tricampeón de Europa y que, después del desgaste de la primera mitad, elevó a un Betis que ya en la segunda parte sí asedió más el área de los merengues, demasiado estirados como para encadenar ataques con constancia. El gol de Canales en el minuto setenta se veía venir. Y lo que fue peor para los intereses blancos: espoleó aún más a los béticos.

Esta situación, sin embargo, lejos de amedrentar a Solari le hizo redoblar su apuesta por la juventud, dando entrada a Ceballos y Brahim desde el banquillo en lugar de Isco y Marcelo, inéditos en el Real Madrid. Los blancos estaban agonizando, despidiéndose de La Liga, pero fue precisamente una de las apuestas de Solari quien hizo buena la revolución: Ceballos, ante su ex equipo, y de falta directa, cuando no habían marcado todavía ningún gol en esta Liga de libre directo. Así las cosas, la sacudida de Solari no fue un éxito total, visto el sufrimiento de la segunda parte, pero eso sí, Solari ya ha dado un aviso a todos de cuál es su plan a seguir desde aquí hasta el final. Y ya cuenta con este triunfo vital que lo sustenta.

Próximo artículo:
Valverde: "No me arrepiento de dar descanso a Messi"
Próximo artículo:
Limón cayó con Carmelita y podría perder la punta
Próximo artículo:
¿Qué resultados necesita el Barcelona para clasificarse en Copa del Rey ante el Sevilla?
Próximo artículo:
River - Unión, por la Superliga: formaciones, horario y cómo verlo por TV en vivo
Próximo artículo:
Sin Messi, el Barcelona siempre sucumbe en el Sánchez-Pizjuán
Cerrar