Los cambios, el punto fino que Caixinha no ha logrado hacer pesar en Cruz Azul

Comentarios()
Getty
Ni Domínguez, Cauteruccio o Méndez lograron pesar y beneficiar el ataque de la Máquina.

En tres días, Cruz Azul cambió la penosa imagen mostrada en el partido de ida ante América, y este domingo entregaron un partido de vuelta notable, pero no fue suficiente para revertir la eliminatoria y avanzar a las semifinales.

Pedro Caixinha decidió desde la pizarra darle ingreso como titulares a Cabecita Rodríguez y José Madueña, colocando a Igor Lichnovsky como medio de contención y apostando por crear una sociedad entre Milton Caraglio y Rodríguez, que entregó dividendos rápidamente.

La Máquina se mostró valiente, agobiando a las Águilas y llevando el control del duelo, tanto desde la posesión de balón, como en las ocasiones más peligrosas. Orbelín Pineda tuvo un destacado cierre de campeonato, ofreciéndose como solución ofensiva y tomando los hilos del ataque azul. Rodríguez firmó el mejor partido desde que fichó con los Cementeros, agitando el cotejo y anotando el único tanto con un potente disparo.

Al transcurrir los minutos, Caixinha se vio obligado a buscar un cambio en el trámite del partido, volteando hacia la banca y encontrando el que ha sido su talón de Aquiles desde que firmó con Cruz Azul: A pesar de tener un buen plantel, sus suplentes difícilmente reciben oportunidades y continuidad, por lo que al entrar al campo, rara vez marcan diferencia.

Como en la final del Apertura 2018 que perdieron precisamente ante América, en un momento del partido el entrenador portugués echó toda la carne al asador y colocó a Milton Caraglio y Martín Cauteruccio como la dupla ofensiva. Sorprendentemente, el sacrificado fue Cabecita, que había sido el más destacado de su equipo.

ASÍ SE JUGARÁN LAS SEMIFINALES

Cauteruccio (35.36% de los minutos disputados), Édgar Méndez (50.92%) y Misael Domínguez (8.43% de minutos disputados) entraron como recambios. Pese al talento que poseen, ninguno tuvo un campeonato aceptable, por lo que no fueron factores decisivos en el momento más importante del Clausura 2019.

Cruz Azul murió con la cara al sol, pero con mucha tarea que hacer en el periodo de transferencias. La búsqueda de un medio de contención y un delantero que acompañe a Caraglio serán las tareas prioritarias de Ricardo Peláez y compañía. La Máquina se descarriló, pero puede dormir tranquila.

Cerrar