Noticias En vivo
Opinión

Benzema y Courtois dejan al Real Madrid a dos puntos del líder

13:28 GMT-6 15/12/18
LUCAS BENZEMA REAL MADRID RAYO VALLECANO LALIGA
El equipo blanco gana al Rayo con susto final (1-0) tras un partido donde fue superior. El Bernabéu no termina de perdonar. Isco ni calentó siquiera

OPINIÓN

El CSKA dejó muy tocado al Real Madrid el pasado miércoles en la Champions League. El partido era más simbólico que trascendental, pero un 0-3 en el Santiago Bernabéu ante un rival tan menor nunca puede ser tolerable. Nunca puede pasar de puntillas. Y el Equipo A de Solari, que lo sabía, puso todo de su parte desde el primer minuto para reconciliarse con esa misma afición que se había dado un atracón de silbidos tres días antes. Cuando el Real Madrid corre, no todos tienen lo suficiente para alcanzarles. Y este sábado los Carvajal, Lucas, Benzema, Llorente, Modric, incluso Kroos, no dejaron que les pisaran las sombras en ningún momento durante toda la primera parte.

De ahí que se antojase bastante escaso el 1-0 con el que los blancos se marcharon a la caseta. Marcó Benzema después de una brillante asistencia de Lucas. Mientras que los focos se centran en los Bale-Asensio-Isco, tanto el gallego como el francés demuestran ser ‘titularísimos’ por méritos propios. Ante el Rayo fabricaron un gol, pero sobre todo, lo importante es que no hicieron nada mal. Y eso, en un momento tan delicado, es muchísimo. La lesión de Benzema en la segunda mitad no puede ser más desafortunada para el proyecto de Solari.

En el otro lado de la balanza, quien no tuvo su mejor día fue Asensio. Lo intentó todo, pero le salió poco. En la primera parte tuvo un mano a mano que tiró al muñeco, mientras que en la segunda repitió idéntico final con un pase de la muerte de un Modric hoy sí de oro. Fue poco después, al fallar un centro aparentemente fácil, cuando parte del público se lo recriminó con pitos. Eso sí, a diferencia de lo ya discutido esta semana, el mallorquín reaccionó con una carrera en la jugada siguiente para robar un balón. Y no falló ni un pase más hasta que Solari le sustituyó por Ceballos. No hay mejor manera de reaccionar al toque de atención de tu público. Por su parte, y sin tener todavía claro hacia quién iban dirigidas las quejas, Isco no calentó siquiera ante el Rayo este sábado. Formas y formas.

Esos pitos del Bernabéu a Asensio ejercieron de efecto contagio a la afición, que acabó el partido enojada con su equipo, quien bajó un poco los brazos en los minutos finales. Sólo un poco. Y sólo en los minutos finales. Pero es que si no llega a ser por Courtois, lo mismo el Rayo todavía hubiera podido pescar un punto en una plaza donde nunca pareció tener opción de llevarse nada. Eso es lo que confunde al respetable. Semejante disparidad de rendimiento dentro de un mismo partido: que pudo haber ganado 4-0, pero a su vez también pudo haber pinchado. Afortunadamente para Solari y para el Real Madrid, esta vez sumó una nueva victoria con la portería imbatida y los blancos duermen este sábado a dos puntos del liderato de La Liga, con la clasificación en Copa y en la Champions en el bolsillo. Ahora el Mundialito espera en Abu Dhabi. Kashima y River Plate ya saben que la herida del CSKA está sanada. Lo que no sabe nadie es si entonces aparecerá la versión del Doctor Jekyll de estos primeros 75 minutos ante el Rayo, o si la versión de Mr.Hyde de los últimos quince.