El Real Madrid que quiere Zidane

Comentarios()
Getty
El equipo blanco salió con las cosas claras al partido frente al Granada y consiguió los tres puntos que le afianzan como líder en La Liga.

Este Real Madrid, sí. El que quiere Zidane, el que quieren los aficionados, el que responde bajo presión.

El conjunto blanco aprendió de los errores de la Champions League y, no solo se mostró fuerte en defensa en los primeros compases del partido, sino que además comenzó concentrado y bien posicionado en el campo. De ahí, que, a los dos minutos de partido, ya fuera por delante en el marcador con un zarpazo del pichichi de La Liga, Karim Benzema.

No te pierdas a Mou, CR7 y Neymar, The Making Of, en exclusiva por DAZN. ¡Suscríbete ahora, tienes un mes de prueba gratis!

Ya lo pidió Sergio Ramos al finalizar el partido frente al Brujas el pasado martes. Coraje, corazón y ganas, muchas ganas. Y el Real Madrid salió con todo ello para revertir la situación de Champions League y para seguir líder en la competición doméstica.

En la primera parte ya se pudo ver a un Real Madrid muy distinto del que se presentó en el Bernabéu para enfrentarse al Brujas días atrás. La ambición y concentración que mostraron los pupilos de Zidane sirvieron para evitar cualquier acción de peligro del Granada y para irse al descanso con ventaja de dos goles.

Tras el gol de Benzema, Hazard se sumó a la fiesta y marcó su primer gol oficial como madridista. Ese gol que tanto necesitaba para enchufarse en el Real Madrid.

Al comienzo de la segunda parte, la duda estaba en saber si el Real Madrid mantendría el ritmo, y, efectivamente, lo mantuvo. De ahí, que Modric, que salió en sustitución del lesionado Kroos en la primera parte, pusiera el tres a cero en el marcador con un zapatazo desde fuera del área.

Kroos Real Madrid Granada 05102019

Sí, los aficionados estaban disfrutando. Y sí, este era el Real Madrid que Zidane quería ver.

A partir de aquí, el Madrid se relajó y tuvo que pelear con garra para llevarse el triunfo tras ver como el Granada recortaba el marcador y se acercaba con un peligroso tres a dos.

En los compases finales, un reivindicativo James Rodríguez, que salió desde el banquillo, estableció el definitivo cuatro a dos a favor del Real Madrid para darle el liderato y la tranquilidad que el Real Madrid necesitaba.

Por fin Zidane respiró tranquilo. La semana empezó de manera convulsa tras el empate a dos frente al Brujas en la Champions, pero su equipo dio otra imagen,  tiró de esa casta y orgullo que requería la afición y su capitán, y dormirá como líder de la Liga una jornada más.

Cerrar