2005, el 'robo' en la final de la Sudamericana entre Boca y Pumas

Comentarios()
AFP
Tal edición quedó marcada por dos polémicas decisiones arbitrales que perjudicaron severamente al equipo mexicano.

Se cumplen 12 años. Una de las finales más polémicas en la historia de la Copa Sudamericana fue la que se dio en 2005, cuando Boca y Pumas disputaron el título, el cual se tuvo que definir en penaltis, pero que quedó marcado por dos decisiones arbitrales que perjudicaron directamente al elenco universitario.

A pesar de que el cuadro Xeneize era ampliamente favorito para obtener el bicampeonato, los Felinos mostraron personalidad en ambos encuentros y jamás se intimidaron por las circunstancias, pues al contrario lograron dominar a Boca por varios lapsos de la serie.

La primera polémica llegó en el encuentro de ida, cuando un cabezazo de Joaquín Botero terminó claramente dentro de la portería, pero de manera inexplicable el árbitro Jorge Larrionda, junto con sus asistentes Pablo Fandiño y Walter Rial, determinaron no validarlo como gol, por lo que el marcador final fue 1-1.

Para la vuelta, Boca nuevamente batalló con la presión Auriazul, a tal grado que se vio nuevamente beneficiado por una decisión arbitral que pudo haber cambiado el rumbo definitivo del encuentro en La Bombonera.

Corría el minuto 60 cuando Ismael Iñiguez enfrentó a Roberto Abbondanzieri en un mano a mano, pero el portero argentino, al verse superado, tuvo que detener el esférico con la mano fuera del área, en una jugada que era expulsión, pero que el silbante Carlos Amarilla calificó sólo con una amarilla.

Al final de los 90', el marcador permaneció 1-1 y todo tuvo que definirse desde los once pasos, en donde la gran figura fue Pato, a quien no echaron y terminó siendo determinante para que su conjunto ganara uno de sus títulos más polémicos y manchados por la manera en cómo lo logró.

Cerrar