El día que Pep Guardiola se rindió ante La Volpe

Para el técnico catalán, el actual estratega del América siempre ha basado su estilo de juego en salir jugando desde la defensa

Pep Guardiola no ocultó su admiración por el estilo de juego de Ricardo Antonio Lavolpe. Incluso, hizo una analogía señalando que la relación de los jugadores dirigidos por el argentino tiene un 'romance como novios' con el balón.

"Para Ricardo Lavolpe, empezar jugando es pasarse la pelota entre los defensas, sin mucha intención, para pasar la pelota algunas veces y lanzarla, la mayoría de las veces. Pero Lavolpe obliga a otra cosa. Obliga a salir jugando, que no es otra cosa que jugadores y pelota avancen juntos, al mismo tiempo. Si lo hace uno solo no hay premio, no vale. Han de hacerlo juntos. Como lo hacen los novios cuando salen juntos", señaló el timonel en una columna que escribió para el diario El País, el 13 de junio del 2006.

La fecha coincide, sí, con el Mundial de Alemania 2006. De hecho, el texto fue escrito apenas dos días después de que México, entonces comandado por Lavolpe, jugó su primer partido de la justa, frente a Irán y ganó 3-1. "En el partido frente a Irán, Márquez, Osorio y Salcido, ejercieron de alumnos aventajados. Los tres son maravillosos generando juego", señaló quien ahora es timonel del América.

Es bien sabido que el estratega tiene un estilo de juego muy particular. Estar con línea de cinco es su especialidad y sí, todo tiene que ver con la forma en que le gusta que se disputen los cotejos que dirige.

"Me contaron cuando estuve en México que Ricardo Lavolpe, de manera intervencionista y conductista, obliga, en los entrenamientos, durante 30 minutos, a que sus defensores avancen, ellos y la pelota, una y otra vez. Al más mínimo error en un pase, o no ensanchar el campo estirándolo como si fuera una goma hasta las líneas de banda, o no jugar con el portero cuando se debía jugar, repito al más mínimo error, vuelta a empezar. Para, corrige, grita y vuelta a empezar. Una y otra vez. Cientos de veces hasta que sus tres defensores hagan de novios durante 30 minutos. Ellos y la pelota", contó el técnico.