thumbnail Hola,

El delantero mexicano estuvo involucrado en cuatro de los seis goles de las Chivas, en la goleada sobre el Santos Laguna de Oswaldo Sánchez. Última gran noche Javier en el Jalisco.

Era un domingo 27 de marzo del año 2010, corría el torneo Bicentenario 2010, en el que se celebraba el 200 aniversario de la Independencia de México y el fútbol mexicano fue parte de esa celebración durante ese periodo. Las Chivas Rayadas del Guadalajara vieron como deslumbró a México el último gran goleador mexicano que disfrutó el pueblo.

Javier “Chicharito” Hernández había brotado de manera imprevista en el panorama futbolístico nacional, durante esa tarde en el Estadio Jalisco, las Chivas de Guadalajara recibían al Club Santos Laguna de Torreón. Oswaldo Sánchez regresaba una vez más a la que fue su casa por varios años, la grada coreó su nombre durante el saludo entre él y Luis Michel como capitanes de ambos equipos.

Pero la noche se la robaría Javier, que estaba completamente intratable en la delantera, de hecho no se recuerda un partido con Chivas, en el que haya influido tanto su participación en el marcador final, que terminó en una goleada estrepitosa del Rebaño.

El voraz delantero no hizo esperar al público, que esperaba con ansias que se hiciera presente en el marcador. Desde el costado izquierdo del campo tomó un balón en el primer minuto de juego y mandó un centro hacia un Alberto Medina que cerraba la pinza, con Jonathan Lacerda cubriendo por delante del “Venado”. El centro fue tan fuerte, que Lacerda terminó anotando en propia puerta, pero el “Venado” igual celebró el gol como si fuera suyo. El partido apenas empezaba y “Chicharito” ya había hecho de las suyas.

Pero Santos Laguna respondería de gran forma, con un doblete relámpago de Walter Jiménez en los minutos 18 y 21, el “Lorito” provocaba el silencio de la grada rojiblanca y la desesperación de José Luis el “Güero” Real, que desde el banquillo se lamentaba por la mala marca de la defensa de su equipo.

Sería hasta el minuto 38, cuando “Chicharito” se encargaría de construir una linda jugada de pared junto con Omar la “Pina” Arellano. El “9” rojiblanco definiría con un buen remate de derecha, después de una devolución de espuela del “Chícharo”. Chivas empataba el partido y la grada del Jalisco se volvía loca.

Pero el show del “Chicharito” aún no terminaba, casi en el final del primer tiempo, el “14” rojiblanco fue derribado dentro del área por Juan Pablo Santiago. El silbante Marco Antonio Rodríguez se encargó de pitar el penal, que para muchos fue dudoso y Héctor Reynoso se encargó de convertirlo en el 3-2 del Rebaño. Con este marcador se fueron al descanso.

El estado de forma del “Chicharito” se pondría en mayor evidencia en una jugada justo al comenzar el segundo tiempo. El “Pato” Araujo mandó un pase de 40 metros para un “Chícharo” con Jonathan Lacerda en la marca. El delantero empalmó el balón de primera y sin dejarlo caer, en un gesto técnico exquisito, que por azares del destino se fue apenas por un lado del ángulo derecho de Oswaldo. Javier estaba encendido.

Su merecido gol llegó al minuto 60, con un cabezazo marca de la casa, a pase del “Bofo” Bautista, la grada se enloquecía con la noche más recordada del goleador en el Estadio Jalisco. La Irreverente coreaba el nombre del delantero por todo lo alto del inmueble de la Calzada Independencia.

La gran noche la cerrarían los goles de Marco Fabián y Alberto el “Venado” Medina, en los minutos 88 y 90, respectivamente. Pero dentro de la retina de los aficionados rojiblancos, quedará para siempre esa noche inolvidable de su gran goleador. Justo después de ese partido, el Machester United negociaría por su fichaje con la directiva rojiblanca y “Chicharito”, que también sufrió una lesión que le alejó de las canchas, no vestiría la playera de Chivas más en un partido oficial.

Sigue a GOAL.COM MÉXICO en y también en 

Artículos relacionados