La ilusión en el Ascenso MX podría romperse

No todos los equipos que están en la Liguilla del Ascenso MX podrían subir a Primera División.

La Liguilla del Ascenso MX está por comenzar y con ello la lucha de siete equipos por buscar medio boleto para la Primera División.

La ilusión por estar en el máximo circuito es grande, sin embargo, ésta podría perderse rápido, pues no todos los equipos que están en Liguilla podrían estar en condiciones de ascender.

Uno de los principales requerimientos para estar ser equipo de Primera División es tener un estadio apto con las exigencias que pide la Liga MX.

A pesar de ser líder del Apertura 2014, Coras FC no cuenta con un estadio que tenga la capacidad necesaria, pues la Arena Cora, que tiene apenas unos años de vida, apenas puede albergar a poco más de 12 mil espectadores, aunque en los planes inmediatos está ampliarla.

Mineros de Zacatecas juega de local en el Estadio Francisco Villa, inmueble que puede albergar a 18 mil espectadores, apenas lo mínimo que pide la FMF, aunque en caso de ascender, tendría que ser remodelado en ciertos aspectos.

Uno de los inmuebles más antiguos de México es el Marte R. Gómez, casa de Correcaminos, que recientemente fue remodelado en prácticamente todos los sentidos, por lo que podría ser estadio de Primera División, pues puede recibir a 18 mil aficionados.

Necaxa cuenta con uno de los estadios más modernos del país, ya que el Victoria tiene poco más de una década de vida. Los Rayos construyeron este recinto cuando eran equipo de Primera División, lo cual no sucede desde 2011, así que no habría problema en caso de lograr el ascenso.

Atlante cuenta con un inmueble que no sería digno de Primera División, sin embargo, tan sólo hace unos meses se encontraba en el máximo circuito jugando como local en el Andrés Quintana Roo, inmueble que tiene capacidad para poco más de 18 mil espectadores.

Otro de los equipos que tendría que hacer modificaciones en caso de logre el ascenso en Altamira, pues su estadio apenas cuenta con capacidad para 13 500 aficionados, insuficiente para estar en Primera División.

Por su parte, Lobos BUAP no tendría inconveniente en caso de subir al máximo circuito, pues cuenta con el recientemente renovado Estadio Olímpico, que apenas hace una semana albergó un partido de Primera División.

Es así que varios equipos deben pensar si están preparados para subir de categoría y no tener problemas posteriores con la Federación Mexicana de Futbol.