Slavia Praga 4-3 Sevilla: El 'Proyecto Machín' se hunde en la prórroga
GETTY IMAGES
El equipo checo marca en el minuto 119 y deja eliminado al pentacampeón de la Europa League; el técnico de los rojiblancos, contra las cuerdas.

Decepcionante. Así puede definirse la campaña del Sevilla en la Europa League. Pentacampeón del segundo torneo continental en importancia, el equipo andaluz se ha quedado eliminado en los octavos de final a manos del Slavia Praga, que ganó 4-3 en la prórroga y dejó muy tocado el proyecto de Pablo Machín. 

El Sevilla había tenido mala suerte en el juego de ida, disputado la semana pasada en el Ramón Sánchez Pizjuán. En España, el resultado había sido empate a dos, por lo que el cuadro de Machín necesitaba ganar en República Checa para seguir en carrera. O empatar haciendo tres o más goles. 

Y la historia se complicaba sobre los 14 minutos de la etapa incial, cuando se adelantaba el equipo de Jindrich Trpisovsky en una jugada que se iniciaba en un córner. Un centro hacia el segundo palo encontró a Skoda, que la bajó para que definiera Ngadeu-Ngadjui (1-0). Sin embargo, antes de finalizar la primera parte, Quincy Promes fue arrollado en el interior del área por el portero local, Ondrej Kolar, y Ben Yedder cambió penalti por gol (1-1). 

Nada más comenzar la segunda parte, Tomáš Souček adelantó nuevamente a los locales. Lo hizo transformando una polémica pena máxima. Y es que el árbitro señalaba penalti por un supuesto agarrón de Jesús Navas en el interior del área. Las protestas no sirvieron de nada: 2-1 y el Sevilla quedaba un poco más lejos del objetivo.

Pero faltaba mucho tiempo y los rojiblancos, de negro esta noche, no iban a bajar los brazos. Así las cosas, el ex barcelonista Munir El Haddadi se inventó un golazo de volea para empatar el partido a dos y llevar la eliminatoria a la prórroga, pese a que Machín intentó con sus cambios ganar la llave de octavos antes de llegar al tiempo extra.

LA PRÓRROGA, UNA LOCURA

El artículo sigue a continuación

El Sevilla contaba con una ventaja y con una desventaja para los últimos 30 minutos, como todos los equipos que definen de visitante: un gol tuyo tiene un valor agregado, pero juegas con casi todo el estadio en tu contra media hora más que tu rival.

En el 98', Franco Vázquez prefirió ver la mitad llena del vaso y remató de cabeza un centro de Promes como si fuera un delantero de toda la vida. Ese gol del mediocampista argentino dejaba mudo a todo el mundo y metía al Sevilla en cuartos de final. Ahora, el Slavia tenía que ganar para dejar afuera al pentacampeón. 

El partido estaba roto antes de empezar, por eso no sorprendió que, enseguida, llegara el 3-3. Un tiro cruzado de van Buren igualaba la cosas, pero el empate a tres todavía le servía a los de Machín para pasar. Sin embargo, habría tiempo para otro error defensivo del Sevilla. Y que fue capitalizado por Benjamin Traoré en el 119'. El golpazo llegó sobre la bocina y en forma de eliminación sevillista. Una eliminación que podría costarle a Machín su puesto en el banquillo.

Comentarios ()