México gana al ritmo de Vela
Getty
El equipo de Osorio demostró que el triunfo del debut no fue casualidad y volvió a hacer cantar a su gente, ahora en Rostov.

Carlos Vela no disfrutó en Sudáfrica, dijo no a Brasil y en Rusia ha desquitado. Su último gol en torneo oficial tenía fecha del Mundial Sub 17 del 2005, en ese entonces, la expectativa del joven campeón y goleador era alta. En el camino descubrimos que no ama el futbol como la mayoría quisiera, pero se faja la camiseta y se encarga de hacer que el resto goce.

Cuando México más sufría con la fórmula coreana del contragolpe, una mano en el área abrió paso al penal que Vela convirtió y celebró con las manos al cielo. El desgaste fue suyo en el ataque y de Hirving Lozano en la defensa. El ímpetu del rival se tradujo en faltas y en ocasiones generadas a velocidad, justo como se esperaba. Moreno sufrió a Son.

Carlos asumió la responsabilidad de marcar el ritmo, de ser el cerebro. Javier Hernández participó en todo, generó la jugada del penal y ahora fue él quien agradeció el servicio de Lozano con la definición para el segundo. México repitió la fórmula: Robo, velocidad, amague y gol. 

Son aprovechó la soltura de los minutos finales para acortar la distancia. No alcanzó para más. Chicharito igualó al “Matador” en goles en Mundiales. Vela no ama el futbol pero ya tiene a un país cantando su nombre.

Comentarios ()