No importa quién tiene el control: este es el canal
OLGA MALTSEVA/AFP/Getty Images
Cuando todo se ponía negro, San Rojo le dio una vida más a esta Argentina ¿de Sampaoli? ¿De los jugadores? ¡Qué importa!

Se terminaba todo. Se apagaba la luz, se venían las lágrimas, el duelo. ¡Nada de eso! La Selección argentina ¿de Sampaoli? ¿de los jugadores? ¿del consenso? reaccionó a tiempo y le dio la espalda a la eliminación. En un final épico, le ganó a Nigeria 2-1 y se las verá con Francia en octavos, el sábado, en Kazán.

Iba a ser el partido de los referentes, pasara lo que pasara . Salvo Armani, entraban Rojo, Banega, Di Maria e Higuaín por Caballero, Salvio, Meza, Acuña y Agüero. 

El primer cuarto de hora iba a ser fundamental para manejar las pulsaciones del partido. Argentina tomó las riendas desde el principio, aunque los nervios se hacían notar en la imprecisión de todos: Mascherano, Banega, Di María y el propio Messi. 

Sobrará el tiempo para analizar si Argentina jugó contra Nigeria con el manual de los jugadores y cajoneó el del DT o si se trató de un verdadero consenso. En los hechos, no se trató solamente de un cambio de nombres:

-El equipo carácter de un equipo que mostró esa “vergüenza deportiva” necesaria después de un papelón.

-Un arquero que nunca asumió riesgos saliendo corto y por abajo. Que cuando tuvo que salir de la cueva para barrerse y tirarla a la platea no dudó. Y que cuando tuvo un mano a mano, lo tapó.

-Una línea de 4 con Otamendi y Rojo firmes en la zaga, confiados para buscar alternativas en cada salida (el del United, a veces, excesivamente confiado). Dos laterales que jugaron de laterales, con más responsabilidades defensivas que ofensivas.

-Un cinco de marca con dos internos y un extremo: uno que juega más de lo que marca (Banega) y otro mixto (Enzo Pérez). “Banega en los entrenamientos de fútbol es un fe-nó-me-no”, suelen decir en el cuerpo técnico de la Selección. “Aquí en Sevilla es un puto crack, la gente lo ama”, corroboran en España. “Cuanto quiere, está a la altura de Modric, James o Kroos”, lo elogia otro colega europeo. El ex Boca es la mejor noticia para Messi dentro de la cancha. Di María empezó conectado (taco, sombrero) y cayó en su confusión en el segundo.

-Y arriba, dos delanteros: Leo más tirado a la derecha, suelto; Higuaín como 9.

Y el gol argentino llegó cuando tenía que llegar, antes del cuarto de hora. Pase de Banega a espaldas de la defensa, Messi controló y facturó de derecha cruzado. Pipa también tuvo su chance tras pase filtrado del 10, pero Uzoho lo atoró a tiempo (y se llevó la rodilla de Higuaín en el rostro de regalo). 

El palo se lo negó a Messi en un tiro libre en el primer tiempo.    

El artículo sigue a continuación

Como contra Croacia, las sensaciones de la primera etapa fueron buenas y en el segundo tiempo llegaron los problemas. Mascherano agarró a Bologun adentro del área y Moses, tranquilito, suave, la puso al palo contrario de Armani.  

En el peor momento, la mejor noticia. Gol de Croacia. Sin embargo, salvo una que Higuaín mandó a las nubes, Messi se apagó y Argentina no tuvo claridad. Nigeria, con espacios y el resultado a su favor, pudo haberlo liquidado, pero no.

San Rojo, como número 9, apareció con un toque sutil para abrazarse a esa vida que Nigeria le dio a Argentina y seguir con vida en este Mundial. Al ratito, Croacia anotaba el segundo... ¡Que se venga, Francia! 

Comentarios ()