Girona 1-0 Sevilla: Portu, la salvación de Montilivi
LaLiga
El gol del murciano en el 62, permite a los catalanes salir del descenso y complica a los hispalenses la cuarta plaza.

Estas últimas jornadas se cuentan como finales para los equipos que se juegan la permanencia. El Girona bien lo sabe. La derrota ante el Valladolid descendía a los catalanes al infierno del descenso. Necesitaba una victoria para ver la luz frente a un equipo que también tenía un objetivo aún en juego. El Sevilla quiere hacerse con una cuarta plaza por la que se encuentra inmerso en una batalla con Getafe y Valencia.

Aún no habían ocupado los aficionados sus localidades cuando en Montilivi se producía la primera ocasión. Fue Stuani el que remataba un balón que salía acariciando la madera. El uruguayo dejó claro que su equipo iba a por todas en este partido. Instantes después. Llegaba la réplica del cuadro hispalense. Una doble ocasión que nacía con un pase en profundidad de Franco Vázquez para Munir para que el madrileño encarase un mano a mano con Bono. El portero salía para rechazar un balón que recaía en Ben Yedder. El remate del franco-tunecino terminó desviado. El equipo de Caparrós contaba con una importante baza, las salidas rápidas, pero el Girona estaba generando mucho más peligro. Prueba de ello, fue la intervención de Vaclik en una jugada a balón parado en la que el cabezazo de Bernardo en el área provocaba la mano providencial del checo. Cumplida la media hora, el propio Bernardo volvía a inquietar la portería hispalense con otro cabezazo que se estrelló en el larguero. A pesar de las ocasiones, el Girona no pudo abrir un marcador que lucía el 0-0 en el descanso.

Tras la reanudación, el encuentro se mantuvo más equilibrado, aunque el Girona continuaba avisando. El conjunto de Eusebio se estaba dejando la piel sobre el terreno de juego y en el minuto 62, el Girona abría el marcador en una fantástica jugada entre Stuani, Pere Pons y Portu en el área. Pere Pons por la derecha le devolvía el balón a Portu para que este desde el corazón del área, enviase el cuero al fondo de las mallas. No fue la única desgracia para un Sevilla que también perdía por lesión a Daniel Carriço. El Sevilla fue incapaz de reaccionar en el segundo acto, o al menos, intimidar a un rival que supo conservar tan valioso resultado. Ni la entrada de Promes ni la del joven, Bryan Gil dieron otro aire a los de Joaquín Caparrós que desaparecieron en la segunda parte. Banega sentenció el partido con su expulsión por roja directa tras una fea entrada sobre Pere Pons al que propinaba una patada en el pecho.

Con el final del partido, el Girona confirmaba tres valiosos puntos. Un triunfo que le permite salir del descenso y aferrarse a la permanencia en la máxima categoría. El Sevilla con esta derrota, continuará en la quinta plaza, empatado a puntos (55) con el Getafe que ocupa esa deseada cuarta posición que se le ha complicado a los hispalenses.

Comentarios ()