Colo Colo baja a U. de Concepción y a la angustia
Colo Colo - Sebastián Ordenes
In extremis se impuso el Popular en su estreno como local en la competencia local. El gol lo marcó Javier Parraguez, el 9 que más entusiasma.

Colo Colo arrancó su campaña de local en 2019 contra Universidad de Concepción, el actual subcampeón del fútbol chileno y, por ende, segundo representante local en la Copa Libertadores de esta temporada. Por los antecedentes, que consignaban tres festejos amarillos en sus últimos tres enfrentamientos, la faena se avisoraba durísima para el Cacique, y atractiva para el espectáculo. A los siete minutos, ambas escuadras ya habían mostrado parte de sus garras: por el local, Williams Alarcón trepó hasta encontrar en posición de gol de Gabriel Suazo, pero el disparo del mediocampista salió elevado cuando ya no había marca que lo amagara; por el visitante, Patricio Rubio apareció libre frente a Brayan Cortés y Óscar Opazo se cruzó justo antes de que el ariete pudiese rozar la línea de sentencia. 

El primer tiempo transcurrió entre las pasadas de Ronald de la Fuente -y, así, sus combinaciones con Pablo Mouche- y la sorpresa que proponía Hugo Droguett mientras sus extremos intentaban avanzar los metros suficientes para dañar. Fuera de la David Arellano, Mario Salas les pedía a sus pupilos que fueran una opción de pase más limpia y Francisco Bozán aplaudía por lo bien que los suyos contrarrestaban la propuesta blanca. De vuelta en la misma, Alarcón se vestía de Jorge Valdivia, retrocedía para recuperar y ser el primer pase y, en la siguiente acción, nuevamente era el eje que se para detrás del número 9. Por recorrido, el juvenil que se fue en metro tras la victoria sobre Unión Española, destacó y de sobremanera. Fue el que mejor copó el verde, a la vez que los encuentros (desencuentros) de Julio Barroso con Rubio hacían explotar de furia al Monumental completo en contra de ese formado en casa que luego hizo carrera por la U.

El artículo sigue a continuación

El ingreso de Javier Parraguez tuvo influencia directa en el rendimiento ofensivo de Colo Colo. Apenas con un minuto en el partido ya le había puesto una pelota perfecta a Alarcón, quien pateó rasante, potente y fuera por mínima distancia. Luego arrastró marcas y peleó con los centrales con algo más de fortuna que Andrés Vilches. La respuesta corrió por cuenta de Nicolás Maturana, que sin marcador de por medio emuló al Suazo del minuto 1 y la tiró ancha, aunque el local pujó y Pablo Mouche elevó una acción en la que no tenía el mejor ángulo -y optó por un fierrazo-. Todo esto hasta el ingreso de Jaime Valdés, el que inquietó a Tigre Muñoz con un buen disparo y desperdició una habilitación de Marcos Bolados en el área amarilla. El Pajarito estaba en inmejorable ubicación para su derecha.

El gol de Parraguez, cuando el reloj comenzaba a asustar y mediante un cabezazo en el que le ganó a Alejandro Camargo tras el córner notablemente servido por Mouche, apagó todos los nervios presentes en Macul y confirmó que la lucha por el centrodelantero va a ser una que semana a semana dará que hablar. Aún sin Paredes ni Valdivia, el albo de Salas puja fuerte: se impuso merced a su incansable búsqueda y estará entre los líderes tras el fin de la segunda jornada... en parte gracias a los dos palos del minuto 93 que, de todas maneras, estaban en posición de adelanto. La intranquilidad se convirtió en tres puntos que en 2018 no se conseguían. Salas lo sintetizó, además de opinar que "se define por una genialidad de Javier (...) lo desnivela la creatividad y el talento de Javier en esa jugada": "El equipo está comprometido y muy compenetrado en una idea".

Comentarios ()