Noticias En vivo

Colo Colo v Universidad Católica Crónica del partido, 30/04/19

PEN 0 - 3
0 - 1
COL
UCA
J. Chala (38)
Estadio Monumental David Arellano
(F 0 - 1)
Colo Colo se despidió de la Sudamericana con un rotundo fracaso en primera fase
9:40 p. m. COT 30/04/19
Esteban Paredes - Insaurralde - Colo Colo
La Católica ecuatoriana emparejó la serie en los 90 y borró al Cacique en la ceremonia de los penales: no anotó ninguno el multicampeón chileno.

Aprovechándose de una falta, a los dos minutos, entre regates, Williams Alarcón ejecutó un zurdazo que atrapó Hernán Galíndez, que se llevó el aplauso del Monumental y que aclaró, de entrada, cuál iba a ser la disposición del local, Colo Colo, que arrastraba la ventaja conseguida en Quito sobre la Universidad Católica ecuatoriana.

Era el regreso de la Copa Sudamericana a los pastos de Macul después de seis años. Con un Cacique dispuesto a dejar en el olvido ese último antecedente, contra Deportivo Pasto en una eliminación internacional. Y el Chatoleí lo quería empañar. Así que probó al arco Jeison Chalá. Desviado. La misma suerte corrió la chance del otro Chalá, Walter, un par de minutos más tarde. Santiago Esconar apostó a abrir la cancha y, en esa línea, adelantó a sus laterales. Gabriel Costa, de hecho, le complicó el retroceso a Gustavo Cortez.

No le salía nada a los chilenos. La visita, con menos recursos, le apuntaba lejos de Brayan Cortés en sus tiros libres. El albo la rotaba y el retroceso de Jorge Valdivia al medioterreno le daba más fluidez a la propuesta de Salas. Esteban Paredes, en su encuentro cercano al gol, impactaba en el horizontal un balazo calcado al del viernes cuando ingresó ante Antofagasta.

Costa la perdió intentando filtrar al área y el contragolpe fue fatal. La UC se adelantó y empató la serie por medio de Jeison Chalá. Matías Rodríguez, al instante, estuvo a leve margen de duplicar la ventaja. La zaga popular hacía agua contra delanteros de expertiz en velocidad. Por algo en el entretiempo ganaban los nervios y el panorama dictaba penales.

Walter Chalá le dio levemente desviado para abrir ese segundo tiempo que incluyó, desde su nacimiento, el ingreso de Juan Manuel Insaurralde por un Julio Barroso con problemas lumbares. La réplica vino de la mano de un adelantado Paredes que, de igual forma, se vio amagado por Galíndez. Era la búsqueda del tanto que traía consigo la tranquilidad. Insaurralde ganó de aire y elevó. No una, dos veces.

El recorrido hacia el ansiado 1-1 -y el estatus de clasificado- llegó a dejar a Paredes en dos ocasiones frente a Galíndez y en ambas le apuntó fuera del marco. Hasta tuvo otra: Galíndez salió airoso del mano a mano.

Entre el “hace un gol” de la tribuna y las ocasiones perdidas transcurrió el tramo decisivo, uno en el que los penales se convertían en una realidad con el avance de las agujas del reloj. En esa dinámica el Comandante sumó centros de Iván Morales y acumuló atacantes con la incorporación de cierre de Javier Parraguez.

El aliento superó al nervio y llegó la hora de la gran definición desde los doce pasos. Cortés fue héroe de entrada y provocó el primer grito de euforia de la noche. Le adivinó a Christian Oña y mantuvo el cero, pero Paredes tomó carrera, le dio cruzado y Galíndez festejó. Ya sonrisas no quedaban en Marathon 5300.

De los Santos la ubicó en el centro y Cortés fue al costado. 1 a 0. Zaldivia fue con confianza e impactó el vertical. López estableció el 2-0, tan potente que Cortés adivinó y no llegó. Parraguez le hizo eco al desastre que venía: Galíndez también contuvo. Bryan Oña lo cerró, picándosela al ex Iquique. Con un lujo y una clasificación que para los papeles era inesperada. El Cacique le dijo adiós a Sudamérica.