Atlético Nacional dejó pasar el liderato al caer con Cúcuta
Nacional Oficial
El Verdolaga se complicó solo y cedió tres puntos en el Atanasio Girardot cuando pudo ser único líder. Además, perdió el invicto de 10 fechas.

Primer gran descontento de la hinchada de Atlético Nacional con el equipo y más puntualmente, con el cuerpo técnico liderado por Juan Carlos Osorio y encargado en Pompilio Páez ante la sanción del director técnico. La gente que se acercó hasta el estadio para ver una victoria que le hiciera olvidar la eliminación ante Tolima salió disgustada, no solo por la derrota, sino también por la mínima respuesta que se vio desde la raya.

Nacional tenía el partido completamente controlado hasta el minuto 68 cuando la ley del ex se hizo sentir con Carmelo Valencia para el 2-2 parcial. Ahí estalló el público, señalando al cuerpo técnico como el culpable por no hacer oportunamente los cambios que el juego pedía: hombres de ataque para sostener la pelota y mantener la presión en el área del visitante. Hombres como Pablo Ceppelini y Patricio Cucchi que tan bien rendimiento han mostrado en las recientes fechas.

Pero no fue así y por el contrario, Páez envió a la cancha a Andrés Reyes para organizar la defensa. Sí la gente ya estaba molesta, todo se terminó por romper con el tercer gol del Cúcuta, producto, cuándo no, de las facilidades que entrega el Verde en la zaga, ya sin importar si son tres o cuatro hombres los que la conforman. Ceppelini entró, en una muestra más de desesperación del encargado de llevar rienda del equipo y ante la urgencia por recuperar al menos una unidad para sumar.

Se repitió el Nacional de los últimos minutos en Ibagué: con la idea pero sin el orden y la claridad, con la intención pero sin la ejecución, con el aliento desde la tribuna pero sin la respuesta en la cancha. El último cambio fue Blanco por Cabal;, Cucchi y Moreno se quedaron parados junto al banco viendo impotentes como el triunfo de escapó cuando podían dar una mano.

Nacional dejó escapar el tren del liderato único que tenía, por lo menos hasta el martes que jugara Alianza Petrolera, con el triunfo parcial 2-1. Tranquilo, cómodo, sin dramas ni angustias. Además, perdió el invicto que tenía en la Liga y ese lo perdió Pompilio Páez.

Comentarios ()