Argentina empieza a responder sus preguntas
Pedro Martins/MoWa
Pese al 0-1 agónico contra Brasil en el amistoso, la Selección de Scaloni -sin Messi ni "históricos"- dio buenas señales pensando en lo que viene.

Que Guatemala e Irak no son medida, que los amistosos son irrelevantes, que no tenemos DT y encima no está Messi ni los "históricos". Como contra Colombia en septiembre (0-0), este martes, ante Brasil, la Argentina de Scaloni volvió a dar la talla. Entre tantos interrogantes alrededor de este equipo, con la Copa América 2019 a ocho meses que parecen más de lo que son, surgen algunas respuestas.  

Tite llevó a los top de su país, con Neymar a la cabeza y Firmino y Jesús como dupla por primera vez. Del medio hacia arriba, nombre por nombre, una formación casi inmejorable, temible. ¿Cuál fue el plan de Scaloni para desactivar el circuito brasileño? Orden y sacrificio. Battaglia en la punta del triángulo, Lo Celso y Paredes como internos por derecha e izquierda, respectivamente; Dybala y Correa más abiertos.     

¿Cuándo vuelve a jugar la Selección argentina?

Si algo demostraron los jugadores argentinos fue sacrificio y apego al libreto del DT. Presión alta lo más cerca de Alisson posible; escalonada por momentos, en bloque como un cardumen por otros. Si Saravia no sufrió el primer tiempo de Neymar por izquierda fue por que Battaglia y hasta Dybala fueron socios en la recuperación.  

Argentina 0-1 Brasil: gol, jugadas y estadísticas

Si Dybala no tuvo la chance de demostrar cómo juega sin Messi fue porque Scaloni decidió "sacrificarlo" en pos del colectivo. Salvo su tiro libre apenas desviado, no tuvo incidencia ofensiva. Similar situación padeció Icardi, demasiado aislado en un equipo que logró sus mejores chances en el segundo tiempo avanzando por las bandas y sorprendiendo de contra cuando la humedad y los 34 grados habían disuelto el mediocampo. 

Lo Celso fue la excepción: brilló en funciones mixtas y volvió a dejar expuesto a Sampaoli, quien no le dio minutos en Rusia

El artículo sigue a continuación

En defensa, más allá de la salvada de Otamendi (a Miranda) en el primer tiempo, la volada de Romero y el gol de Miranda en el final del partido, la Selección argentina estuvo a la altura. Hay más mérito del defensor de Inter al deshacerse de la marca de Otamendi y anticipar la salida de Romero que otra cosa.   

Controlar a una potencia como Brasil durante 90 minutos fue posible. Hay base sobre la cual construir. Así, algunos interrogantes empezarán a responderse solos. 

    

Comentarios ()