Vinicius difumina el ‘síndrome Odegaard’ en las dos primeras jornadas

Comentarios()
(C)Getty Images
El brasileño ha roto los moldes existentes durante su discutido paso por el Real Madrid Castilla en las dos primeras jornadas de liga.


LA INTRAHISTORIA


Prohibido morder”. Así publicita ya el Adarve su partido del próximo fin de semana ante el Castilla. Vinicius está en el centro de todos los focos en este inicio de temporada en Segunda B, y lo saben bien. Está en el centro de los focos por el mordisco que recibió del rojiblanco Tachi el pasado domingo en el derbi frente al Atlético B, cierto. Pero sobre todo, lo está por el gran nivel ofrecido en las dos primeras jornadas de campeonato, difuminando así las incertidumbres por el ‘síndrome Odegaard’ que le precedía.

Y es que, siendo el ejemplo más próximo, el talentoso medio noruego nunca terminó de brillar en el Castilla en Segunda B. Quizás porque nunca terminó de amoldarse lo suficientemente bien a una categoría donde la experiencia y el físico priman en muchas ocasiones por encima del talento. Donde los campos son pequeños y no siempre en las mejores condiciones. El caso es que cuando jugaba y practicaba con el primer equipo –y ahora en la Eredivise-, el fútbol de Odegaard parecía mucho más fluido que cuando militaba en el filial. Más allá de que el sueldo y el trato con honores que le brindó el club blanco (fue el primer jugador del Castilla al que presentaron públicamente), generó también cierto recelo en el vestuario del filial en aquel momento, lo que dificultó un poco más si cabe su integración en el equipo.

vinicius junior - real B atletico B youth - 02092018

De ahí que, cuando se confirmó que Vinicius jugaría circunstancialmente con el Castilla, especialistas y opinión pública se mostraron mayoritariamente escépticos ante semejante decisión. ¿Por qué repetir estrategia si no valió con Odegaard? ¿Si Vinicius llega con un estatus de estrella todavía mayor, no será todavía más difícil que se adapte al equipo filial? ¿Cómo podrá evolucionar si juega con un equipo y unos compañeros con los que no entrena durante la semana? Las cuestiones se acumulaban entre analistas y aficionados, especialmente a lo largo y ancho de las redes sociales durante su debut hace una semana ante Las Palmas Atlético, cuando se vio a un Vinicius voluntarioso e incisivo, pero algo perdido y desasistido… 

Mbappé, Vinicius, Luca Zidane y la lista de nominados al Golden Boy 2018

Eso sí, todas esas dudas encontraron réplica siete días más tarde durante el derbi ante el Atlético B en el Cerro del Espino, con un partidazo de campanillas coronado con dos golazos que sirvieron para darle la victoria momentánea a los blancos (2-2 final). Así las cosas, según pudo saber Goal, desde el club blanco ya habían acabado satisfechos con el partido de Vinicius en la primera jornada… y terminaron entusiasmados tras la segunda jornada. Como no podía ser de otra manera. 

Pues el brasileño desequilibró de la manera que se espera de él, hasta el punto de desesperar a los rivales. El ‘11’ del filial (ha jugado ambos partidos con ese dorsal) ha demostrado además una notable compenetración con sus compañeros –como se pudo ver en la celebración del segundo gol con el banquillo merengue-, acoplándose bien en el vestuario. Y ha demostrado también una gran predisposición cada vez que se ha enfundado la camiseta del Castilla, pese a que el precio y las expectativas que había puestas en él cuando aterrizó este verano podrían hablar de un jugador para apuntar a empresas mayores.

El artículo sigue a continuación

Florentino Pérez presume del mercado de fichajes del Real Madrid

Las primeras impresiones son inmejorables, ciertamente. Mejores que cuando arrancó el propio Odegaard, sin ir más lejos, difuminando así ese síndrome que pesaba en el ambiente sobre el brasileño. Aunque, sea como fuere, puntualizan desde el club blanco, los casos de Odegaard y Vinicius son diferentes. Uno llegó con 16 años, a mitad de curso, sin conocer el idioma y habiendo vivido en la élite sólo de refilón. Mientras que el otro llega más formado a sus 18 años, ha podido completar toda la pretemporada estival, está mucho más curtido en aguantar la presión pues ya la soportaba en Brasil y, además, con unas características futbolísticas mucho más vistosas, que además se pueden traducir mucho mejor en el capítulo de estadísticas. 

Dicho esto, lejos de las comparaciones, se están cumpliendo las mejores expectativas cuando desde el Real Madrid tomaron la decisión de que Vinicius alternara los dos equipos. No era el plan ideal en un principio, pero si querían monitorizarle de cerca y que jugase ya este curso con el primer equipo cuando le llegase el punto exacto de maduración, era la solución más acorde a las circunstancias, desde luego. Julen Lopetegui le vio algo ‘verde’ todavía para soportar la enorme presión que hay en el primer equipo por encontrar al sucesor de Cristiano. Pues, a día de hoy, Vinicius todavía no lo es. Y por si acaso alguien se confundía, era mejor que fuese madurando en el Castilla, lejos de los focos. 
De momento, el plan funciona. Y al ritmo de las dos primeras jornadas, no sería de extrañar que pronto sea requerido en el primer equipo del Real Madrid también para los partidos de los fines de semana, y no sólo para los entrenamientos como hasta ahora.

Próximo artículo:
El XI ideal de los fichajes que se pueden dar en enero
Próximo artículo:
Clausura 2019: Resultados, partidos y fechas de la Liga MX
Próximo artículo:
Clausura 2019: La tabla porcentual del descenso de la Liga MX
Próximo artículo:
Los 100 fichajes más caros de la historia del fútbol
Próximo artículo:
Clausura 2019: La tabla de goleo de la Liga MX
Cerrar