Una lesión muy inoportuna: la rodilla frenará la revancha de Rodrigo Battaglia en la Selección argentina

Comentarios()
archivo
Después de haberse quedado a las puertas del Mundial, el mediocampista había comenzado a convertirse en un pilar de la renovación en la Albiceleste.

Faltaban menos de dos meses para que llegara el Mundial de Rusia, Lucas Biglia estaba lesionado y con sus chances de llegar a Rusia 2018 complicadas y Jorge Sampaoli sorprendía a todos al poner en su radar a un futbolista que no estaba en los planes de nadie: Rodrigo Battaglia. El mediocampista central, incluso, llegó a integrar la nómina oficial de 35 preseleccionados para la Copa del Mundo, aunque finalmente no pasó el corte de los 23. Apenas pasó la Copa del Mundo, el hombre de Sporting de Lisboa tuvo su gran oportunidad de la mano de Lionel Scaloni, no la desaprovechó y empezó a asomar como uno de los pilares de la renovación de la Albiceleste. Por eso, la rotura de ligamentos que sufrió este domingo 4 de noviembre en Portugal no podía llegar en un peor momento.

Los convocados de Argentina para los amistosos frente a México

A los 27 años, el volante había recuperado su mejor nivel. Tras una muy buena campaña en su primera temporada en el club de la capital portugues se ganó la chance para ser parte del nuevo proceso del combinado nacional: titular en los amistosos de septiembre frente a Colombia y de octubre contra Brasil, Battaglia se mostró como una alternativa más que interesante para la zona media, el sector del campo de juego donde la Selección más necesita aire fresco. Ahora, dos semanas antes de la última fecha FIFA del año, para la que también estaba convocado, llegó la lesión que lo tendrá afuera de las canchas al menos seis meses: así, según cómo avance su recuperación, el jugador llegaría muy con lo justo para la Copa América de Brasil, que comenzará el 14 de junio de 2019.

La aparición del mediocampista en el radar de la Selección argentina pudo parecer sorpresiva para quienes se quedaron con la imagen deslucida que dejó durante su paso por el fútbol argentino. Surgido de las Inferiores de Huracán, el mediocampista debutó en Primera en 2010, con 19 años recién cumplidos, y rápidamente se instaló como uno de los mejores proyectos a futuro del torneo local, tanto por sus actuaciones en el Globo como por el nivel que mostró en el Sudamericano y el Mundial Sub 20 de 2011. Sin embargo, a mediados de 2012 entró en conflicto con el club de Parque de los Patricios porque decidió no renovar el contrato que vencería en junio de 2013, la dirigencia lo separó del plantel y su proyección se frenó en seco.

Tras nueve meses en los que sólo se entrenó en La Quemita, una vez que se quedó con el pase en su poder llegó a Racing . Pero la larga inactividad no le resultó gratis y nunca pudo adaptarse a la Academia: tras seis meses en los que sólo jugó un partido como titular y sumó algunos minutos en otros siete, Battaglia rescindió con el conjunto de Avellaneda y se fue a Sporting Braga . Y allí tampoco encontraría sustento: durante la temporada 2013/14 apenas jugó seis encuentros en el club portugués y fue bajado al filial, donde tampoco encontró lugar para mostrarse.

Rodrigo Battaglia Huracan Boca

Para 2014/15 llegaría a préstamo a Moreirense , donde consiguió sumar rodaje y empezó, de a poco, a volver a ser el de antes. Tras una temporada y media en el club de Guimaraes, a comienzos de 2016 decidió volver a Argentina por una revancha. Y la apuesta volvió a salirle mal: tras seis meses en Rosario Central en los que pasó más tiempo en la enfermería que dentro de la cancha, el oriundo de Morón se desvinculó del Canalla a pesar de que le quedaba un año de contrato y volvió a tierras lusas para jugar en el recién ascendido Chaves, nuevamente cedido por Braga.

El artículo sigue a continuación

Fue en el humilde club de una ciudad de apenas 19 mil habitantes donde la carrera del volante comenzaría a relanzarse: tras una muy buena primera mitad de temporada 2016/17 en la que jugó siempre como titular, sin ser nunca reemplazado, y marcó tres goles, Braga decidió aplicar la cláusula que le permitía interrumpir el préstamo antes de tiempo y lo repatrió para convertirlo en el dueño de la zona media del equipo, que finalizaría quinto en el campeonato y sería finalista de la Copa de la Liga.

El muy buen nivel del volante durante toda la campaña 2016/17 hizo que Sporting, uno de los tres clubes más importantes de Portugal, pusiera sus ojos sobre él y lo contratara por cinco años a mediados del año pasado. Desde su llegada al plantel de Jorge Jesus, el argentino se convirtió en una pieza importante en la mitad de la cancha, donde suele jugar como el mediocampista de contención de un esquema 4-2-3-1, aunque también el DT lo utilizó como mediocampista por las bandas y hasta como lateral por la derecha. 

En cuanto a sus características, Battaglia tiene un estilo que se asimila al de Biglia, con mayor capacidad de distribución que de marca, aunque tiene un estilo algo más ofensivo. Unas cualidades que lo habían vuelto importante en la nueva era de la Albiceleste. ¿Le guardarán el lugar para cuando vuelva?

Cerrar