Noticias En vivo
Euro 2016

Sergio Rico: "De Iker Casillas me quedo con... ¡todo!"

4:35 a. m. COT 12/10/15
Sergio Rico, Sevilla and Spain NT goalkeeper during his interview with Goal
El portero del Sevilla es una de las sensaciones del fútbol español. Podría debutar con la selección española ante Ucrania. En Goal repasa sus orígenes: “De pequeño estaba loco”


GOALPor Francisco Rico y Alberto Piñero   Síguelo en Twitter


ENTREVISTA EXCLUSIVA

Kiko Casilla, Diego López, Víctor Valdés, Adrián San Miguel, Roberto Jiménez… la nómina de porteros españoles que optan a la selección española para disputarle el puesto a los Iker Casillas y David De Gea es tan numerosa como jugosa. Pero de entre todos ellos parece que hay uno que es el que de verdad colma las expectativas de Vicente Del Bosque: Sergio Rico [1 de septiembre de 1993, Sevilla]. Es una de las sensaciones del fútbol español en este último año, donde ha vivido un ascenso meteórico: de jugar en 2ªB con el filial del Sevilla a ser convocado por tercera vez con España en doce meses. Y su papel ante Neymar y Luis Suárez una semana atrás ha despertado la curiosidad de todo el continente. Ahora, puede debutar por fin con La Roja ante Ucrania este lunes, y en Goal ha repasado no sólo este momento tan dulce que vive, sino también sus orígenes, dejando multitud de curiosidades.

Tercera vez que es convocado con la selección española. Ya no es un secreto, pero ¿cómo está siendo para usted esta nueva concentración con España?
“Es un orgullo poder estar aquí, representar a tu país, llevar la camiseta de la selección es un privilegio. Es un honor”.

¡Quién se lo iba a decir en septiembre del año pasado! Cómo le ha cambiado la vida en apenas un año…
“Ha sido una situación un poco acelerada, la verdad. En septiembre del año pasado empecé la temporada con  el Sevilla Atlético, y en el segundo partido fue cuando estuve convocado con el primer equipo ante el Espanyol. Por desgracia se lesiona Mariano Barbosa, y a partir del tercero me tocó debutar ya. Ha sido un año espectacular, con una exigencia muy grande, pero me ha venido muy bien para madurar, crecer como futbolista y hacerme mejor portero, para la edad que tengo y la aceleración de los plazos”.

Lo ha llevado bien para semejante salto…
“Estoy contento con mi trabajo y, sobre todo, con la mejora. Agradezco a mis compañeros del año pasado y de éste, que me han ayudado muchísimo en todos los momentos y en todos los aspectos. También al cuerpo técnico y a todas esas personas que han hecho que con su ayuda pueda estar en esta situación que estoy viviendo”.

¿Qué tal con Vicente Del Bosque? ¿Le ha dicho algo después de ser llamado por tercera vez con la selección?
“Tengo un trato muy cordial. Es una persona que impone respeto. Como jugador fue grandísimo y como entrenador tiene un palmarés espectacular que lo demuestra. Tengo un trato muy cordial y respetuoso. Como técnico te transmite mucha tranquilidad, quiere que haya buena armonía en el grupo”.

¿Se ve ya como un fijo en esta selección?
“¡No! Tengo que seguir mejorando día a día. Sobre todo, en mi club. Que es lo que puede hacer que el míster pueda seguir confiando en mí. Pienso sólo en trabajar día a día, y siempre que el míster piense en mí, estaré a su plena disposición para dar el máximo de mí”.

Día a día, pero seguro que la Eurocopa le ilusiona mucho…
“¡Muchísimo! A todo profesional creo que le encantaría poder jugar una Eurocopa, representar a tu país, y hacerlo en una gran competición como ésta”.

¿Qué estaría dispuesto a dar por ir a la Eurocopa?
“¡Todo! [ríe] Sí, sí… ¡todo! Ojalá pueda seguir disfrutando de la confianza del míster”.

Flota en el ambiente la sensación de que podría debutar ante Ucrania este lunes. ¿Cómo afronta ese hipotético momento?
“¡Con muchísima ilusión! Siempre preparado, al 100%. Es lo más importante. Que para cuando el míster decida confiar en mí, esté preparado y pueda dar el máximo. Pero eso ya es cuestión del míster. Cuando él lo crea oportuno, yo lo aceptaré encantado, porque será un privilegio. Lo importante es clasificarnos y sumar los seis puntos de los dos partidos”.

¿Cómo ha encontrado al equipo? ¿Mejor en esta concentración tras el golpe en la mesa que se dio ante Eslovaquia en septiembre?
“La confianza va a más, sí. Yo veo al equipo tranquilo. Hay muy buen ambiente entre todos los compañeros. Hay un grupo muy bueno y muy sano, y eso viene muy bien tanto dentro como fuera del campo”.

Se ha enfrentado ya a muchos en la Liga con el Sevilla, pero desde que está aquí con ellos en la selección, ¿quién es el compañero que más le ha sorprendido?
“Para mí, Santi Cazorla. Es un tío espectacular, siempre con un buen humor increíble, hace mucho grupo… Y como jugador, todos le conocemos. Es un grande, con unas cualidades impresionantes”.

¿Qué tal con Iker Casillas y David De Gea? ¿Ha podido aprender de ellos?
“Son dos grandes profesionales, y la suerte que tengo es poder estar a su lado en concentraciones y entrenamientos. Por su trayectoria lo han ganado casi todo. Iker, todo. Es un privilegio para mí poder aprender de ellos. No todos los porteros pueden conseguir”.

Si pudiera quedarse con alguna cualidad de ellos, ¿cuál sería?
“¡De Iker me quedaría con todo, básicamente! Es muy completo. Tiene experiencia, saber estar, reflejos increíbles… Y de David me quedaba con su juego aéreo y su juego de pies, que es fantástico”.

Seguimos hablando de compañeros porque de jugar en Kiev, se encontraría con Konoplyanka. ¿Ha podido hablar con él? ¿Ha habido vaciles esta semana previa a la concentración?
“Sí bueno… es que por el tema del idioma a él le cuesta un poco lo de vacilar, ¿sabes? [ríe] Pero hemos hablado, y ojalá podamos vernos en Kiev y, por qué no, que sea en el campo. Sería una muy buena señal, si el míster así lo entiende”.

Ahora que vuelve a estar asentado en la portería del Sevilla, ¿cómo se siente después de haber pasado toda la vida en las categorías inferiores y verse ahora en la cima, tanto en su equipo como con la selección?
“Me siento súper feliz, la verdad. No hay mayor felicidad que la de un niño que siempre ha soñado con jugar en el Sánchez Pizjuán, defender la camiseta de su equipo, y la portería del club de su corazón. Siento una felicidad tremenda de poder realizar mi sueño. De ser profesional, de ser jugador del Sevilla, como sevillista que soy, y de defender su portería… es un sueño cumplido, y que espero que siga vivo durante muchos años”.

Habla de haber cumplido un sueño, ¿de quién se acuerda en estos momentos?
“En primer lugar, de mi familia, que siempre estuvo ahí apoyándome. De mis amigos, de mi novia, de toda mi gente cercana… Y me acuerdo también de todos los entrenadores que he tenido en mi ‘mediana’ carrera a mis 22 años [ríe]. Ya en serio, agradecérselo a todos por el trabajo y confianza que han puesto en mí. Y a mis compañeros, que una de las grandes cosas del fútbol es que te deja buenos amigos”.

Sergio, ¿y recuerda cómo llega al Sevilla?
“Jugaba en una escuela de Montequinto, donde vivo, y el Sevilla mediante sus ojeadores llamaron a mi entrenador y a mi padre porque querían hacerme unas pruebas. Estuve entrenando casi un año completo con el Sevilla, porque entonces no había prebenjamín en el club, y no podían darme la licencia federativa para jugar. Mi entrenador entonces era “Baby” Acosta y me dijo que le encanté, que me quedara un año aprendiendo con ellos, y así hicimos. Después de un año entrenando con ellos, en cuanto se pudo, entré ya en la categoría de benjamines del Sevilla… y hasta ahora”.

¿Pero cómo pudo ser que le ficharan si era sólo un prebenjamín? Porque entonces no tendría esa altura, esos brazos y esas piernas… ¿Qué tenía para convencerles?
[Ríe] “Bueno, es que mi hermano mayor ha sido siempre portero, como yo. Y siempre fue mi referente. Yo intentaba copiarle a él, intentaba hacer lo que hacía, sus ejercicios… y creo que por ahí podía tener una cierta ventaja, quizás. Es que desde muy pequeñito siempre intenté seguir sus pasos. Aparte, según me cuentan porque yo no lo recuerdo, dicen que es que yo estaba loco. ¡Que no me daba miedo la pelota! Entonces me lanzaba a donde sea [ríe]”.

Pero eso sería cuando era pequeño, porque ahora no se le ve muy ‘loco’…
“¡Al revés! [ríe] Soy una persona muy tranquila, soy muy casero, no me gusta salir mucho… soy muy familiar, en realidad”.

Hablaba de su hermano mayor como su referente, ¿pero en qué portero de élite se fijaba cuando era más joven?
“En la cantera del Sevilla, según iba avanzando, en cuanto iba teniendo más idea, coincidía con la época de Andrés Palop. Es mi ídolo a día de hoy, y siempre lo he seguido muchísimo, he intentado copiarlo todo de él. Tuve la oportunidad de compartir vestuario con él, de entrenar con él, y ahora mantengo una buena relación todavía. Desde Goal le mando un abrazo, porque sé que siempre está pendiente de lo que hago”.

¿Más que su ídolo es casi su padrino, entonces?
“Digámoslo así, sí”.

Qué mejor padrino que Palop, que también ganó una Eurocopa con España representando al Sevilla, además…
“Claro que sí. Para mí no hay mejor ejemplo que él. Ha sido todo sacrificio, trabajo y corazón. No hay mejor referente que él”.

El otro día en Sevilla vino a decir que nadie le “había regalado nada” en su vida. ¿Ha tenido que encontrarse con muchas dificultades en su carrera?
“Me refería sobre todo a que, al igual que yo, hay muchísimos compañeros que se han quedado en el camino por diversas circunstancias y yo seguí adelante. El fútbol es muy difícil y hay que saber sobreponerse a ciertos valores y circunstancias que se te plantean en el fútbol. Los hubo que no tuvieron la suerte o que no afrontaron las cosas como lo hice yo… por eso digo que nadie me regaló nada. Estoy donde estoy por mi trabajo, mi sacrificio y porque siempre lo he peleado al máximo. Pero no lo decía por nada más, ni le reprocho nada a nadie. Al revés, sólo tengo palabras de agradecimiento. Todos mis entrenadores, más o menos, siempre me han ayudado muchísimo, y gracias a ellos estoy donde estoy. Mis cualidades son gracias a ellos también, por sus entrenamientos, por dedicarme su tiempo para enseñarme. Y siempre les estaré agradecido. Si estoy hoy aquí sentado es gracias a ellos”.

Si está aquí sentado, como dice… y si hizo el gran partido que cuajó ante el Barcelona antes de esta concentración. ¿Cómo lo recuerda? Supongo que habrá tenido un sabor especial…
“Fue muy especial. Por el rival, sobre todo. Porque al Barcelona es muy difícil ganarle. Y por la situación que está pasando el Sevilla, porque necesitábamos los puntos sí o sí para remontar el vuelo. Estas dos últimas jornadas hemos sumado seis puntos, y sólo esperamos que sigamos adelante. Fue muy especial. Todo el equipo estuvo muy bien, lo dio todo, se vació. El Sevilla se caracteriza por ser unido, por no escatimar en el esfuerzo en esos partidos, y los tres puntos vinieron de maravilla para la moral del equipo y para seguir adelante en la búsqueda de la posición que el Sevilla realmente merece”.

¿Puede que ese partido ante el Barcelona pase a ser uno de los momentos más especiales de su carrera, junto quizás al debut en Champions League, la final de Europa League, la convocatoria con la selección?
“Pues por mí, me quedaría con mi debut en Primera División, por ejemplo, que fue muy especial. Y sobre todo, la final de la Europa League, por jugar una competición europea, una final y, sobre todo, ganarla. Es algo impresionante un título europeo, a mis 21 años entonces. También me quedo con las convocatorias con la selección, lógico. Con el debut en Champions League, otra competición europea, la más prestigiosa de todas para clubes. Y luego, el partido ante el Barcelona es un día que te salen las cosas bien, pero en el que sobre todo me quedo con los tres puntos para el equipo, con que sigamos con la dinámica positiva, y con poner al Sevilla donde merece”.

Digamos entonces que Sergio Rico prefiere recordarse a sí mismo como ‘el portero que gana la Europa League’, o ‘el portero de la selección española’, que como ‘el portero que paró a Neymar en el Sánchez Pizjuán’…
“¡Así es! Estoy de acuerdo”.

Para terminar: después de esos últimos seis puntos, ¿qué esperamos entonces ahora del Sevilla tras este complicado inicio?
“Ahora el Sevilla tiene un equipo muy bueno, que sólo necesita algo de adaptación: que los nuevos compañeros se vayan integrando en la dinámica. Acelerar un poco ese proceso, que el míster sabe trabajarlo muy bien y, poco a poco, lo está consiguiendo. Y sólo pedimos que sigan creyendo en nosotros, que somos igual de buenos o más que el año pasado. Que nos apoyen, porque con trabajo y sacrificio, y en eso el Sevilla no escatima, vamos a conseguir darle la vuelta a esta situación, que no ha sido la mejor para el sevillismo, pero seguro que al final de la temporada vamos a estar donde nos merecemos”.

 

¡Sigue las noticias de la Fase de Clasificación para la Euro y mira los resúmenes en UEFA.com!