Noticias En vivo
Copa del Mundo

Rusia 2018, lejos de las marcas más altas de asistencia en los Mundiales

1:53 p. m. COT 14/07/18
Estadio Luzhniki
Aunque la mayoría de los estadios estuvieron llenos, la capacidad influyó en la cuenta final. Estados Unidos 1994, inalcanzable.

La cuenta, a la larga, es bastante sencilla. No se necesitan grandes figuras ni los mejores equipos del mundo. No es preciso que viaje demasiada gente al país anfitrión. No tiene que ver con el precio de las entradas. La cantidad de gente que asiste a un Mundial se define por la capacidad que tengan los estadios del local. Mientras más grandes sean, más gente irá. Esa es la razón por la que Rusia 2018 quedó bastante lejos de los promedios más altos de la historia. Aunque la mayoría de los partidos se jugaron a estadio repleto, la capacidad terminó bajando la balanza en comparación a otras ediciones.

El Mundial Rusia 2018 tuvo (contando la final, que ya tiene sus entradas agotadas) 2.884.853 espectadores, lo que da un promedio de 45.075 personas. Si se lo compara con otras ediciones, el número queda algo lejos de otras ediciones. Estados Unidos 1994 sigue estando al frente, con una media de 68.604 personas por partido. Una locura. El top de la lista lo completan Brasil 2014, con una media de 52.918 aficionados, Alemania 2006, con 52.491, y México 1970, con 50.124 personas. Sudáfrica 2010 también superó el promedio de esta edición, con 49.669 personas.

El partido con menos gente del Mundial fue Egipto contra Uruguay, en Ekaterimburgo, por el segundo partido del Grupo A. Fueron 27.015 espectadores a un estadio con capacidad para 35 mil. Lo sigue Croacia ante Nigeria, en Kaliningardo, por el Grupo D, con 31.136 espectadores sobre una capacidad de 35.016. El podio lo completan Francia ante Perú, por la zona D, con 32.789 personas en Ekaterimburgo (lo que en realidad significa un estadio al casi 85% de su capacidad). 

A partir de los octavos de final, todos los estadios estuvieron a capacidad completa. Los encuentros que más gente tuvieron son todos los que se jugaron en el estadio Luzhniki, de Moscú, donde el domingo jugarán la final Francia contra Croacia. Cada encuentro que se jugó en ese estadio, con capacidad de 78.011, se mostró el cartel de 'agotado' (Rusia vs. Arabia Saudita; Alemania vs. México, Portugal vs. Marruecos, Francia contra Dinamarca, España contra Rusia, Inglaterra contra Croacia y la final). En el estadio de San Petersburgo, el segundo de mayor capacidad, con una media de 64.042 espectadores, pasó lo mismo. Todos los encuentros disputados ahí se jugaron sin un asiento vacío.