Quién es Guido Herrera, el nuevo arquero convocado a la Selección argentina

Comentarios()
@CATalleresdecba
Hizo todas las inferiores en Belgrano, pero su consagración llegó en Talleres, donde le ganó el lugar a un histórico y se convirtió en hombre récord.

Guido Herrera nunca se olvidará del domingo 7 de octubre de 2018, el día en el que con Talleres le ganó su primer clásico oficial a Belgrano y, horas más tarde, recibió la primera convocatoria de su vida a la Selección argentina para ocupar el lugar que dejó vacante el lesionado Franco Armani. Sobre todo porque para el arquero, su historia en la T había comenzado por la puerta de atrás. Literalmente.

Formado en las Divisiones Inferiores de Belgrano, el cordobés llegó a formar parte del plantel profesional del Pirata y hasta fue al banco en un par de ocasiones en 2012. Sin embargo, cuando parecía que le llegaba el momento de dar el salto para comenzar a tener algo de continuidad, lo dejaron libre: con 21 años era el momento de volver a empezar y se fue a Defensores de Villa Ramallo, en el Federal A. Allí, tras un triunfo sobre un Talleres que intentaba renacer de las cenizas, Herrera se burló de los hinchas del Matador a través de su cuenta de Twitter. Incluso, dicen, durante el partido se tapó el ojo con una mano. Como si tuviera un parche de pirata.

Por eso, cuando en enero de 2016 el club de Barrio Jardín confirmó su llegada, las críticas llovieron. Mientras que en las redes sociales se armaron campañas para que la dirigencia diera marcha atrás con la contratación, el arquero tenía que retirarse de los entrenamientos en la Boutique por una puerta trasera para no cruzarse con la gente. No fueron tiempos sencillos, pero todo empezaría a cambiar apenas el riocuartense se puso bajo los tres palos del Kempes.

El artículo sigue a continuación

Después de arrancar el campeonato de la B Nacional como suplente, la lesión que sufrió Mauricio Caranta durante los minutos finales del partido contra Almagro de la 11° fecha le dio la chance de ingresar al equipo. Y ya nunca más saldría. A partir de sus muy buenas actuaciones, Frank Kudelka lo mantuvo en el equipo titular y el arquero le respondió con la mejor marca de imbatibilidad en la historia de la T: 701 minutos se mantuvo Herrera con la valla invicta durante aquella campaña que terminaría con el ascenso a Primera tras 12 años.

Para ese entonces, los silbidos de la gente ya se habían transformado en aplausos. Y en la máxima categoría llegarían las ovaciones. No es para menos: el riocuartense es el único futbolista del Matador que jugó todos los partidos desde el regreso a la máxima categoría y, desde el comienzo de la temporada 2016/17, está tercero entre los arqueros con menos tantos recibidos por partido. En total, a Herrera le marcaron 57 veces en 65 encuentros, para una media de 0,88 goles en contra por partido. Los únicos que lo superan (entre los porteros que disputaron al menos 30 partidos en estos dos años y monedas) son Martín Campaña (0,79) y Agustín Rossi (0,82).

A partir de estos números no hay demasiado lugar para cuestionar su llegada a la Albiceleste. Esta vez, por la puerta de adelante.

Cerrar