Quién es Adolfo Gaich, el goleador de la Selección argentina Sub-20 que se destapó contra Venezuela

Comentarios()
CLAUDIO REYES/AFP/Getty Images
El cordobés, que ya debutó en la Primera de San Lorenzo, le marcó un triplete a la Vinotinto que deja a la Albiceleste muy cerca del Mundial.

Apenas su remate cruzado venció la resistencia de Carlos Olses y Argentina se puso 1-0 sobre Venezuela en la tercera fecha del Hexagonal Final del Sudamericano Sub-20 de Chile llegó el abrazo colectivo con sus compañeros y un gesto: con las dos manos, Adolfo Gaich se sacudió su largo 1,90 metros de la cabeza a los pies, como si se estuviera quitando una capa invisible de polvo. Fue la manera que eligió el delantero para espantar la mufa que sentía que lo acompañaba desde el comienzo del certamen, en el que todavía no había marcado ningún gol. Cosa e' Mandinga: un rato después marcó no solo uno, sino dos tantos más para que la Albiceleste goleara 3-0 a la Vinotinto y quedara a un paso de asegurarse su lugar en el Mundial de Polonia.

No fue nada fácil para el cordobés llegar hasta este presente. Y no solamente porque tuvo que pasar por un rechazo en River y un descarte en Lanús luego de dos años en el club porque "no le daba el físico" antes de llegar a San Lorenzo en 2014, sino porque los sacrificios para el pibe llegaron desde mucho antes que el fútbol fuera una carrera para él: Unión de Bengolea, el club de la pequeña localidad de 1200 habitantes donde nació el atacante, debió dejar de participar en los torneos zonales porque en el pueblo no tenía la cantidad de chicos suficientes para completar todas las categorías.

Así, desde muy chico, Gaich debió empezar a alejarse de casa para jugar a la pelota: todos los sábados, su padre se subía a la Ruta 11 y recorría 10 kilómetros para llevarlo a jugar a Atenas de Ucacha, 35 para acompañarlo a Sportivo Chazón y hasta 60 para que se pusiera la camiseta de Atlético Pascanas, los tres clubes de la liga Beccar Varela por los que pasó antes de asentarse en Buenos Aires. Y eso no era todo, porque cada domingo el delantero viajaba 150 kilómetros más para jugar al baby fútbol en Villa María.

La historia del cordobés al que hasta dentro del plantel ya empiezan a llamar "Mr. Increíble" por su parecido con el personaje de Disney, comenzó a cambiar cuando fue captado por el Ciclón en una de las clásicas pruebas en el Interior y se sumó a la Séptima división. "Tenía 15 años y para uno que es de un pueblo se hace duro dejar la familia y los amigos. Además, al principio no tenía continuidad y me bajoneaba un poco. Pero siempre la luché, digo que son como exámenes que tenés que aprobar para seguir, porque hay muchísimos chicos que quieren ese lugar", le contó el jugador al diario La Nación.

El artículo sigue a continuación

El salto llegaría un año después: con continuidad en la Sexta, fue una de las figuras de un equipo que se consagró campeón y Claudio Biaggio lo subió a la Reserva. Fue el Pampa, también, quien lo hizo debutar en Primera el 27 de agosto del año pasado, cuando ingresó por Nicolás Blandi en el segundo tiempo de un empate 1-1 frente a Unión por la tercera fecha de la actual Superliga. Un mes después, el 22 de septiembre, marcaría su primer gol en un triunfo 3-2 sobre Patronato. En total lleva disputados 9 partidos en el Ciclón, con dos tantos.

Alto y corpulento, Gaich tiene un biotipo que no abunda entre los delanteros argentinos. Por eso, a la hora de buscar un referente, el cordobés elige al polaco Robert Lewandowski como su espejo a imitar. Y sus características ya empiezan a llamar la atención en Europa: después del torneo de L'Alcudia, donde fue uno de los goleadores argentinos con tres tantos, Lazio lo puso bajo su radar y ahora, a pesar de que hasta el encuentro contra Venezuela tenía el arco cerrado, varios reclutadores del Viejo Continente lo empezaron a seguir de cerca.

Después de todo, el goleador del Ciclón terminó por relegar al banco de suplentes a Maxi Romero y Facundo Colidio, los dos jugadores con más cartel del plantel argentino, por quienes PSV e Inter pagaron 10 y 8 millones de euros, respectivamente. No es poco.

Cerrar