Por qué a la Selección argentina no le favorecería jugar en La Bombonera

Comentarios()
@luletrocks
El estadio de Boca es un hervidero de emociones: pueden ser positivas o pueden ser negativas en un equipo dependiendo de su personalidad.

La Selección argentina jugará un partido decisivo ante Perú en La Bombonera. El estadio de Boca es famoso por su arquitectura, su resonancia, la vibración del piso y el apoyo del público. Cuando juega Boca, claro.

El público de Selección es, a priori, diferente. En el estadio de River, en el último encuentro, parecía un teatro. Callados, muchos aplausos, muchos murmullos, muchas quejas y repleto de gente alabando a Messi. Por el método de venta, se estima que la gente que irá a La Bombonera sea la misma y no el público que va domingo tras domingo a ver a su club.

El artículo sigue a continuación

Es cierto que La Bombonera transmite emociones. La cercanía del público hacia el campo de juego y las vibraciones de su arquitectura así lo permiten. Pero eso puede ser tan postivio como negativo, siempre partiendo de la base de que en un partido de fútbol hay miles de variantes que influyen en el desarrollo del juego. Una de ellas puede ser el contexto, el público y lo mental de los futbolistas. 

Los grandes equipos de Boca fueron siempre destacados por su personalidad. Aquellos que ganaron todo estaban liderados por  Gatti, Mouzo, Bermúdez, Riquelme, Palermo, Schiavi o Guillermo Barros Schelotto. Sólo Sampaoli y sus jugadores saben realmente si Argentina puede destacarse por la actitud, pero no parecería ser el caso. 

La Bombonera puede ayudar, si es que se permite la personificación de un estadio, en el caso de un rendimiento positivo, una identificación de la gente con su equipo, o de un resultado favorable. En caso contrario puede ser perjudicial. Quién sabe qué pasará, pero la presión puede jugar en contra de Argentina si es que no logra abrir el marcador rápidamente. 

Cerrar