Noticias En vivo
Bayern München

"Pep Guardiola es una persona con baja autoestima"

8:43 a. m. COT 13/03/18
Pep Guardiola Bayern Munich Training 08092914
Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt fue el médico del Bayern en la época del catalán en Múnich. El ambiente, según el galeno "cambió" con su llegada.

La prensa alemana, principalmente Bild, ha filtrado parte del libro en el que el médico alemán Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt narra los desencuentros que vivió con Pep Guardiola en el Bayern, cuando él coincidió con el catalán como médico del club bávaro.

Clasificación de la Bundesliga

"Con Pep Guardiola, el ambiente en el Bayern cambió. Por un lado, no estaba interesado en los problemas médicos, pero por otro parte, nos pidió que hiciéramos milagros", comenta el galeno, el cual reprochaba los métodos de entrenamiento del preparador ex del Barcelona: "Él conocía todo mejor: cinco minutos de calentamiento tenían que ser suficientes. Pero eso no podía terminar bien".

El que fuera responsable no solo de los servicios médicos del cuadro muniqués sino también de la selección alemana se sorprende de que Guardiola "no tuviera en cuenta mi experiencia" y le acusa de haber prescindido del "programa de preparación bien preparado y meditado a lo largo de los años" que tenía el club, por lo que culpa al míster de las numerosas lesiones musculares que sufrieron los jugadores en aquellas temporadas.

La opinión del médico germano cambió al tercer día, a raíz del cambio de actitud de Guardiola: "el primer día estuvo bien, el segundo también, pero ya el tercero me vino a buscar y me llevó aparte: '¿Qué está pasando aquí?', me preguntó. 'Pensé que este era el mejor departamento médico del mundo y tenemos dos lesionados de larga duración que deberían haberse recuperado hace mucho tiempo. ¿Qué pasa?'. Y todo eso lo dijo en un tono agresivo y de reproche"

Define al técnico como "una persona con una baja autoestima que hace todo lo que está en su mano para engañar a los demás sobre él. Parece vivir con un miedo constante, no tanto a la derrota, sino mucho más a la pérdida de poder y autoridad".

De hecho, le acusa de exceso de autoridad y escasas formas: “Aparentemente, me vio como un receptor de órdenes a quien podía ordenar cada vez que quisiera".

Al final, Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt terminó explotando. Justo coincidiendo con la derrota por 3-1 en el campo del Porto, que después remontaron 6-1 los de Múnich, el médico reconoce que acabó perdiendo los papeles: "Le grité y luego dí un puñetazo sobre la mesa, y los platos y las plazas saltaron. Por primera vez en todos estos años levanté la voz".