Noticias En vivo
UEFA Champions League

Nadie jugó tres finales de Champions seguidas en 20 años: desde la Juventus de Zidane

5:04 a. m. COT 26/04/18
Zinedine Zidane Bayern Munich Real Madrid UCL 25042018
El Real Madrid, ya con Zidane como entrenador, está a 90 minutos de romper una ‘maldición’ que data de 1998. El francés puede cerrar el círculo

ANÁLISIS

Algunos lo llaman suerte. Otros ponen el foco en los árbitros. Y también los hay que penalizan el resultado por no acompañarlo de juego. Este miércoles en zona mixta, Sergio Ramos quiso poner un punto y final a esas teorías: “Han caído ya dos campeones. Los nombres más grandes van cayendo. Hemos conseguido un gran resultado ante otro campeón en un estadio como éste. Algo bien estaremos haciendo”, decía el capitán blanco con toda su retranca apenas minutos después de que el Real Madrid certificase un 1-2 en el Allianz Arena que le ponía en franca ventaja en las semifinales de Champions League ante el Bayern de Múnich. Y lo que es más importante, a sólo noventa minutos de jugar otra final de Champions.

Los cuatro millones de euros más rentables del fútbol

En el horizonte, y lo reconocen los propios jugadores blancos, la ilusión de hacer historia ganando tres Champions League consecutivas. Algo que nunca nadie consiguió (serían además cuatro Orejonas en el último lustro también). Pero antes incluso de que el balón empezase a rodar en Kiev, el simple hecho de eliminar al Bayern y clasificarse para una hipotética final, ya estaría significando un hito en el fútbol europeo. Y es que hace veinte años que un mismo equipo no juega tres finales de Champions League consecutivas. El último en hacerlo, entre 1995 y 1998, fue precisamente la Juventus en la que jugaba Zinedine Zidane. 

Desde entonces, y en un fútbol donde ha crecido la competitividad sobremanera, ningún otro equipo fue capaz de jugar la gran final en Europa en tres temporadas seguidas. Ahora, con el francés ya en los banquillos y no de corto, el Real Madrid podría repetir legado. No parece casual la presencia de Zidane en ambas etapas. Con la Juventus jugó y perdió las finales de 1997 y 1998, pero lo cierto es que poco más se puede añadir de su intachable trayectoria como futbolista. Y cada vez menos se puede discutir sobre su carrera como entrenador. Una nueva clasificación a la final sería otro espaldarazo más. Y la forma de cerrar el círculo ‘tri-finalista’ dos décadas después.