Noticias En vivo
CONMEBOL Libertadores

Marcelo Gallardo y la importancia de los gestos

8:15 p. m. COT 3/04/19
Internacional River Marcelo Gallardo Copa Libertadores 030419
Decidir en el momento justo. Apretar a tiempo. Sin seis jugadores clave del campeón de 2018, con el resultado 0-2, volvió a reiventarse.

Marcelo Gallardo suele decir que es el entrenador de una institución que siempre pide más, pero esa respuesta es insuficiente. En el anillo del Monumental, en el semestre pasado, colgaron afiches gigantes de las figuras del plantel. Ya no están los mismos. Parados sobre el césped del Beira-Rio ya no están Pity Martínez, Quinteros, Maidana, Casco, Palacios y Armani. La columna vertebral del campeón de Madrid es historia. No hubo tanto tiempo para reforzarse. Y, sin embargo, River sigue peleando .

El recuerdo fácil es el del 28 de febrero de 2018, cuando River le empató 2-2 a Flamengo, por la primera ronda de la Libertadores anterior. Tampoco alcanza. "El mejor antídoto para una victoria es una derrota" , explica Gallardo para fundamentar las razones de su proyecto. Se huele en aire: cuando está 2-0 contra Inter, ya generó la costumbre en sus hinchas de que puede darlo vuelta. De que el entretiempo tendrá cierta magia . Ingresan Mayada y De la Cruz, salen Ferreira y Martínez Quarta. No se modifica el esquema, sí las intenciones: Pinola ya juega al lado del volante central, los laterales van completamente lanzados, los opuestos se desorganizan y Nacho Fernández, el futbolista clave, pone coraje entre sus tobillos. El uruguayo responde con un golazo de tiro libre y, en un estadio temible, lo empata.

Quienes lo conocen dicen que Gallardo tiene la particularidad de saber decirle al futbolista lo que va a pasar . Aprieta en los momentos justos: da calma y, cuando faltan 45 minutos para el partido, aprieta. En la semifinal contra Gremio, no le importó ser sancionado y bajó al vestuario a hablarle a su grupo. Alfaro, el DT de Boca, dijo que si veía a su equipo con riesgos de quedarse afuera él haría lo mismo. La penalidad no impera en Porto Alegre y el entrenador de River demuestra la importancia de sus gestos. Apenas arranca el segundo tiempo, agita el brazo empujando hacia el arco de Lomba. La psicología llama resiliencia a la capacidad de sobreponerse a los problemas: el Muñeco volvió a dar una clase de eso.